REAL MADRID vs BARCELONA: EL CLÁSICO A TRAVÉS DE LOS AÑOS

SON LOS 90 MINUTOS DE FÚTBOL A NIVEL DE CLUBES MÁS VISTO DE LOS ÚLTIMOS AÑOS. EN CADA RINCÓN DE LOS CINCO CONTINENTES HAY FANÁTICOS PEGADOS A LA TV CUANDO SE ENFRENTAN. LAS CAMISETAS MERENGUES Y BLAUGRANAS SE MULTIPLICAN ALREDEDOR DEL MUNDO . ÉSTA ES LA HISTORIA DE EL CLÁSICO.

Tenemos más de 100 años de enfrentamientos entre estos clubes, que hoy por hoy es denominado El Clásico en la Madre Patria, por ser el partido de fútbol que más veces se ha repetido entre dos equipos de aquel país. Honor que hace pocos años atrás tenia el Athletic club con el Real Madrid.

Con la gran cantidad de material, información, historias, relatos y anécdotas que pude recolectar sobre este partido, les cuento a continuación como se ha desarrollado este pleito a lo largo de los años.

PRIMER ENFRENTAMIENTO

El FC Barcelona fue fundado el 29 de noviembre de 1889, mientras que el Real Madrid lo hizo el 6 de marzo de 1902. Dos meses después de nacer el cuadro de la capital, se disputó el primer partido ante los catalanes por las semifinales de la Copa de la Coronación (posteriormente conocido como Copa del Rey); torneo organizado como parte de la celebración del comienzo del reinado del Rey Alfonso XIII. La federación de fútbol de España no reconoce este mini torneo como oficial, por lo que este primer duelo entre ambos clubes, fue de índole amistoso. El lugar escogido fue el Hipódromo de la Castellana en la capital española. Sólo algunos pocos tuvieron la suerte de ver ese enfrentamiento, ya que el fútbol aún era muy poco conocido en la madre patria. Los periodistas no conocían las reglas y se les hacía difícil explicarlo a través de los diarios. Hablaban de un “sport importado de países extranjeros”.

Extracto del diario El Imparcial:

«Este partido, desde el principio estuvo muy reñido, defendiéndose muy bien los madrileños contra los de Barcelona, que desde el primer momento se observó les llevaban considerable ventaja en facultades físicas y en experiencia del juego».

Tal como dice la narración, ese 13 de mayo de 1902, el club catalán demostró su mayor rodaje y derrotó a su rival cómodamente por 3 a 1. El primer derby de la historia fue Blaugrana.

IMAGEN DE AQUEL PRIMER ENFRENTAMIENTO

Tal como ha sucedido con muchos clásicos alrededor del planeta, al comienzo no existía la rivalidad que conocemos hoy entre ambos equipos. Por el contrario, había ambiente de cordialidad y respeto. Es por eso que cuando un club completaba el plantel con jugadores de otros equipos de la región para enfrentarse entre ellos -método muy utilizado en aquellas épocas- nadie se hacía drama. Lo importante era que el balón corriera a través de la cancha. Qué linda época….

Todo cambiaría al llegar a 1910.

LA DÉCADA DEL 10: EL CLÁSICO SE HACE OFICIAL

La mayoría de los enfrentamientos entre merengues y blaugranas eran de carácter amistoso, ya que la liga española de fútbol nació recién en el año 1928. Pero en la versión de la Copa del Rey de 1916, se enfrentarían por primera vez de manera oficial en las semifinales del torneo. Ese partido -un 26 de marzo en la cancha del Espanyol– terminó con victoria de los catalanes por 2 a 1. El partido de vuelta se disputó en el campo del Atlético de Madrid y fue victoria madridista por 4 a 1. Una anécdota de ese segundo enfrentamiento que refleja aquella época, es que el Barcelona inició el partido con nueve hombres, ya que dos de sus titulares viajaron en tren, y éste se retrasó.

Bueno, la eliminatoria se iba a tener que decidir en un tercer partido de definición, ya que aún no existían las reglas de la diferencia de goles o definiciones a penales.

En aquel enfrentamiento, tres penales fueron cobrados a favor del cuadro de la capital, pero sólo pudieron convertir uno: el último en el minuto 118 del alargue, obra de Santiago Bernabeu, goleador de la jornada. El resultado final fue un sorprendente y épico 6 a 6. La serie se tendría que decidir en un cuarto partido.

Curiosamente en este duelo, sucedió una situación bastante anormal. El encargado de arbitrar fue José Ángel Berraondo, ex jugador del Real Madrid entre los años 1904 y 1909, que después del retiro, se convirtió en un hombre de negro. Los jugadores del Barça ya venían indignados por lo que les había sucedido la última vez con los cobros, y ahora les hacían esto. El marcador estaba igualado a pocos segundos del minuto 90, cuando cobraron un nuevo penal en contra de los blaugrana. Era el quinto de la eliminatoria. Sin embargo, la falta fue detenida y nuevamente había que recurrir al tiempo de alargue. En aquellos 30 minutos, el Madrid marcó dos goles, el segundo en fuera de juego, pero el referee -era que no- validó el gol. Los jugadores catalanes en señal de protesta, abandonaron la cancha antes de tiempo.

Días después, cuando el Real Madrid jugó la final ante el Athletic de Bilbao en Barcelona. El bus en el cual eran trasladados los jugadores merengues, fue apedreado. Con el resultado 4-0 a favor de los Vascos, los hinchas barcelonistas salieron a las calles a celebrar como si la victoria hubiera sido propia.

Este es el punto de la historia donde los entendidos dan comienzo a la rivalidad entre Barcelona y Real Madrid.

LOS AÑOS 20: LA LIGA

Durante los próximos años, ambos equipos estuvieron parejos en títulos obtenidos y coexistían bajo la sombra del Athletic de Bilbao, club que más copas exhibía en sus vitrinas hasta ese momento. Varios amistosos y una eliminatoria de la Copa del Rey, eran los últimos enfrentamientos del Madrid ante el Barça antes de que llegara el profesionalismo.

La temporada 1928-1929 fue la primera versión de la liga española. El cuadro de la capital fue el dominador en gran parte del campeonato, pero los catalanes le arrebataron el título en la última fecha. El primer Clásico de la liga se jugó en el antiguo estadio del Barcelona -llamado Les Corts– el 17 de febrero de 1929. Fue victoria del Real Madrid por 2 a 1. Desde esta primera edición, ambos clubes comenzarían a ser protagonistas del fútbol español, y la rivalidad irá creciendo año a año hasta llegar a lo que el mundo conoce hoy en día.


#DATO El Real Madrid y el Barcelona nunca han descendido de categoría. Han disputado los 87 campeonatos de primera división. El Athletic de Bilbao se les une.


A raíz de la Guerra Civil Española, el fútbol se paralizó en el país entre 1936 y 1939. Desde ese momento, España comienza a vivir bajo la dictadura de Franco, afectando a todo el país. El Clásico también lo sufrió.

LA DÉCADA DE LOS 30 Y 40: EL MADRID Y EL FRANQUISMO

Siempre se ha ligado al dictador español con el equipo de la capital, en donde mantuvo estrechos lazos con directivos del club. El objetivo del estado franquista era fortalecer la identidad nacional española por todo Europa. Durante los años que duró la dictadura -desde 1939 hasta 1975- se potenció la imagen del Real Madrid por el viejo continente, lo que llevó al club a convertirse en la carta de representación de España. Algo que no fue del total agrado en muchos rincones del país, como podrán comprender. Los catalanes no fueron la excepción.

La internacionalización del Madrid fue todo un éxito, ya que en este periodo de tiempo el club dio el salto para convertirse en la institución que es hoy en día. Una de las más grandes del mundo a nivel deportivo. Las cinco Champions League ganadas de forma seguidas a finales de los ´60, es la etapa más exitosa de los merengues.  Ademas hay que sumarle los 14 títulos a nivel local y la construcción del estadio Santiago Bernabeu con dinero del estado. Todos esto sucedió con Franco en el poder, y es ahí la razón del supuesto fanatismo del dictador con el club. Como podrán imaginar, en Barcelona no querían saber nada con la gente de la capital. Estaban podridos de lo que estaba pasando en el país. Y si además se metían con el fútbol, la cosas empeorarían..

Hay dos echos durante la era Franco que alimentó la rivalidad entre ambas instituciones:

Corría el año 1943 -y en las semifinales de la Copa del Rey– el Barcelona derrotaba en su cancha con un inapelable 3-0 a su archirival. En el partido de vuelta disputado en la capital, el bus del equipo visitante fue recibido con piedrazos. Pero lo peor ocurriría dentro de Chamartin –antiguo estadio del Real Madrid- en donde el fútbol se vería pasado a llevar -como muchas otras veces- por el poder político. El equipo catalán fue visitado en el camarín por altos poderes del franquismo. Unas palabras, que se supone fueron de confort para asegurar el resguardo de los jugadores, resultaron unas horas más tarde que el partido terminara con el marcador más abultado en la historia de El Clásico. Un ridículo y manipulado 11-1  a favor del Real Madrid.

Pasaron 10 años para que una nueva polémica existiera entre los equipos más grandes de España. La disputa por fichar a un joven y talentoso jugador que provenía de Sudamérica.

LOS 50: LA ÉPOCA DE ORO DEL REAL MADRID 

LA SAETA RUBIA

Alfredo Di Stefano jugaba en River Plate, cuando en 1949 se fugó a Colombia para jugar en el club Millonarios. Barcelona y Real Madrid se interesaron en el jugador en el año 1954. El problema es que por aquellos años, la FIFA no reconocía a la liga colombiana de forma oficial. Por lo que el traspaso a Europa no se podía realizar desde ese país. Es por eso que el máximo ente rector del fútbol mundial, decidió que Di Stefano tenía que volver a River el año 1954. El conflicto sucedió cuando el  Barça cerró el fichaje con el equipo argentino, mientras que el Madrid lo hizo con Millonarios. Para la FIFA y la Federacion de Fútbol de España, el acuerdo entre blancos y el club colombiano, no era válido. Los papeles firmados no valían nada.

Di Stefano arribó a Barcelona para firmar su contrato. De hecho hay imágenes del jugador con la camiseta blaugrana. Ahí apareció el franquismo con todo su poder, y uniendo fuerzas con el Real Madrid, presionaron para que se solucione este conflicto. Es así como la Federación dictaminó la sentencia más insólita que se pudo haber dado. Alfredo Di Stefano alternaría entre ambos clubes por los próximos cuatro años. El Barcelona aceptó la propuesta en un principio. Pero a los pocos días renuncio a los derechos del jugador, cediéndolo en su totalidad al máximo enemigo. El club catalán se sintió pasado a llevar; ellos realizaron todos los tramites de forma legal y como correspondía. El Real Madrid pasó sobre todas las reglas, normas y la mismísima FIFA. Todo gracias a su buen aliado.

Ya todos saben como concluye la historia. Di Stefano fue parte del mejor Real Madrid de todos los tiempos -ganando 8 ligas y 5 Champions de manera consecutiva (56, 57,58,59 y 60)- convirtiéndose en leyenda dentro del club y el fútbol mundial. Ademas, cuando disputó su primer El Clásico, el Real apabullo 5-0 al Barca con un par de goles de su nueva –¿y robada?– estrella.

DI STEFANO ANOTANDOLE AL BARCA

¿Qué hubiera pasado si el Barcelona no hubiera cedidos los derechos del jugador?

DESDE LOS 60 HASTA LOS 90: EL MADRID CIMENTA SU PODERÍO. 

El Clásico siguió cosechando una gran rivalidad que se veía reflejada en los partidos que disputaban. Pero en las vitrinas de los pasillos de ambos clubes, había una diferencia gigante. Real Madrid ganó 8 ligas en esos 10 años. El Barcelona, ninguna. El cuadro de la capital arrasó en los últimos años de la era Franco, lo que alimentó a la sociedad española -especialmente catalana- a confirmar que el club recibió ayuda del Estado, aunque actualmente en Internet es posible encontrar varios reportaje que refutan la idea de que el dictador apoyaba al Madrid. Pero ese es un relato para otra oportunidad.

LA FINAL DE LAS BOTELLAS

El Clásico que marcó diferencias en esta década ocurrió en la final de Copa de 1968 que se disputó en el nuevo estadio de Chamartín. El Barcelona logró la victoria por 1-0. El conflicto fue cuando al Real Madrid no le cobraron dos penales claros, lo que provocó la ira de los fanáticos locales, que comenzaron a lanzar botellas a la cancha -sí, el público europeo no era como el de hoy- y desde entonces este partido es recordado como “la final de las botellas”. Éste es uno de los enfrentamientos más recordados del pasado, que siguió marcando la fuerte rivalidad entre ambas instituciones.

BOTELLAS REPARTIDAS POR EL CESPED
EL HOLANDÉS Y EL ARGENTINO

En los ´70, el Real Madrid continuó dominando el fútbol en España y sobre el Barcelona. Es cosa de ver el cronograma de títulos para darse cuenta que recién en los años ´90 los catalanes comenzaron a nivelar “algo” la balanza en lo que a títulos se refiere. Pero en 1973, los directivos del Barça realizaron un fichaje con la idea de contrarrestar de manera abrupta el dominio merengue de aquella época: Johan Cruyff . Pero lo que no sabían en el seno del club catalán, es que a largo plazo el holandés revolucionaria la ciudad y el mundo.

Cruyff aterrizó en Barcelona, y en su primera temporada salió campeón, tras 14 años de sequía catalana. El mejor partido del holandés en ese año debut, ocurrió en la capital española, cuando derrotaron 5-0 al poderoso Real Madrid en su propia casa.


#DATO El jugador que más veces ha estado en cancha disputando este trascendental derby, es Manolo Sanchís del Real Madrid con 43 encuentros.


En los primeros años de los ´80, los equipos vascos dominaron el fútbol español. Recién en 1985 el Barcelona pudo ganar el título de la liga, el único que lograrían en toda esa década. Ademas de algunas Copas del Rey y una Recopa. O la desaparecida Copa de la Liga, que en 1983 levantaron tras derrotar en partidos de ida y vuelta al equipo de la capital. Jugador clave en aquella llave fue Diego Armando Maradona, que vistiendo la 10 Azulgrana hizo lo que quiso con sus rivales. Prueba de eso es el gol que convirtió en el Santiago Bernabeu, donde dejó repartido por el suelo a portero y defensa. Uno de los mejores goles que El Clásico ha visto. El publico presente se puso de pie, aplaudió y saco pañuelos blanco a modo de homenajear lo que sus ojos habían presenciado. ¿Les recuerda algo esta situación?

 

SE ACABAN LOS 80

En los años posteriores, el Real Madrid tendría una generación de oro y la aprovecharía al máximo. La Quinta del Buitre -comandada por Emilio Butragueño– le hizo ganar al club merengue variados títulos nacionales e internacionales, destacando las cinco ligas ganadas de manera consecutiva entre 1986 y 1990. Récord que hasta el día de hoy perdura.

LA QUINTA DEL BUITRE: BUTRAGUEÑO, PARDEZA, MICHEL, SANCHÍS Y MARTÍN VÁZQUEZ

En este periodo se produce el primer pasillo de los campeones entre ambos clubes. El Barcelona recibió en su casa al Madrid campeón del año 1988. Pero el fútbol da revanchas, y sólo tres años después los merengues realizaron el pasillo en el Bernabeu a los campeones blaugranas. Desde las tribunas bajaron pifeas para los jugadores culés.

En esta época se produce UN traspaso que causó polémica entre ambos equipos. El alemán Bernrd Schuster estuvo 8 temporadas con el Barcelona, cuando a fin de su contrato se fue al Real Madrid desatando el conflicto. Schuster era resistido por la afición madridista, ya que cuando defendía la camiseta blaugrana, le dedicó varios cortes de manga a la afición merengue en la final de la Copa Del Rey de 1983.

Schuster llegó en plena era de la Quinta del Buitre, y en dos años logró 4 títulos. Años después volvería como entrenador. Después de su paso por el Santiago Bernabeu como jugador, firmó por el Atlético de Madrid. Cero lealtad por parte del alemán. .

Quizás el conjunto de la capital se llevaba todos los títulos. Pero en El Clásico, el club catalán emparejó las cosas con relación al pasado. Y justo en uno de los mejores años del Real Madrid -en 1988- llegaría como DT a sentarse en el banco rival Johan Cruyff. El holandés marcaría un antes y un después en la historia del Barcelona, ganando sendos títulos a nivel nacional e internacional. Pero lo más importante, es que integró en la institución una filosofía de juego y de vida, que hasta el día de hoy perdura.

LA DÉCADA DEL 90: EL NACIMIENTO DEL ACTUAL FC BARCELONA

FÚTBOL TOTAL

Un equipo ofensivo que se basaba en esta filosofía y sistema de juego: la posesión del balón y de manera muy vistosa para el espectador. Una Recopa de Europa, una Copa del Rey y cuatro ligas consecutivas (1990-1994) fue parte del legado de Cruyff como DT en su paso por el club. Pero lejos lo más importante, fue esa primera Champions League del club, ganada en 1992 en Wembley ante la Sampdoria.

Gracias a estos logros y el espectáculo que el Barcelona mostraba en la cancha. El equipo fue apodado: Dream Team.

PISOTÓN, HUEVOS Y LA POLICÍA

Este súper equipo tuvo bastantes enfrentamientos inolvidables ante el Real Madrid. En 1990, la ida de la final de la Supercopa se disputaba en el Nou Camp entre el conjunto local y el de la capital. El Real Madrid ganaba 1-0 y el equipo de Cruyff jugaba muy mal, cuando en una jugada en el costado de la cancha, le hacen una falta al búlgaro Hristo Stoichkov. Falta que el árbitro no cobra. Luego el juez expulsa a Cruyff por alegar desmesuradamente. Es ahí cuando el delantero encara al referre y, en un cerrar de ojos, le pone un pisotón de picado en uno de sus pies. Obviamente fue expulsado y sancionados con más de 10 partidos.

Acto seguido tras la polémica acción de Stoichkov, el goleador mexicano del Madrid Hugo Sánchez, le hizo un Pato Yañez al público local. Finoooooooo.

Los jueces del encuentro y los jugadores del Real Madrid tuvieron que salir escoltados por la policía de la cancha. Al estilo del futbol sudamericano.

El Dream Team gana su cuarta liga consecutiva en 1994 de manera especial, ya que en la temporada regular le propinó un 5-0 al Real Madrid en el Camp Nou. Algunos que estaban en la cancha del cuadro Culé eran: Romario, que en una inspirada noche anotó tres goles -uno que incluyó la famosa gambeta cola de vaca al defensa rival Alkorta– Stoichkov, Luis Enrique y mención especial para Michael Laudrup.

El Barcelona necesitaba ganar el título en la próxima temporada para igualar el récord conseguido por la Quinta del Buitre. Pero las cosas no comenzaban bien, ya que Laudrup se marchaba al archirival, buscando el protagonismo que había perdido con Cruyff al relegarlo a la banca. Nuevamente los hinchas catalanes veían como un jugador suyo cruzaba la vereda.

El cuadro merengue presagiaba una buena temporada, y en Chile la disfrutaríamos siguiendo todos los partidos fecha a fecha.

MI PRIMERA VEZ

Recuerdo perfecto El Clásico de 1995 disputado en el Santiago Bernabeu. Fue mi primer partido que veía entre el Real Madrid y el Barcelona. Y me imagino que al igual que yo, a muchos de ustedes les sucedió lo mismo. En esa época no había TV cable que transmitía partidos en 10 canales distintos. Menos Internet. Pero por suerte un canal nacional se la jugó por seguir la carrera de un jugador chileno que realizaba una excelente carrera en Europa: Iván Zamorano.

Bam Bam fue fundamental en aquel título que ganó el Real -quitándole la chance al Barça de lograr su quinta corona consecutiva- convirtiéndose en el pichichi de la temporada y consagrándose como uno de los mejores delanteros del momento. La primera imagen que se nos viene a la mente, es el gol al Deportivo de La Coruña que le dio el título a su equipo. Pero el chileno se graduó de crack cuando, un año después de recibir esa dura derrota en el Nou Camp, Zamorano y su compañeros se vengaron devolviéndole el mismo 5-0 al Barcelona en la capital. Tres pepas y un par de asistencias fueron la contribución del 9 nacional, siendo la figura del partido. No cualquiera anota un hat trick en El Clásico. CRACK.

EL CHILENO FESTEJA DENTRO DEL ARCO -CON UN ADOLESCENTE RAÙL- SU TERCER GOL PERSONAL EN ESE ESPECIAL CLÁSICO

Iván tuvo el partner perfecto esa increíble noche: Michael Laudrup. El 10 danés en un año estuvo en cancha en ambas goleadas con distintas camisetas. Un hito sorprendente en la historia de estos partidos.


#DATO El maximo goleador histórico de El Clásico, es Lionel Messi con 23 pepas. Le sigue Di Stefano con 18. Cristiano suma 16 tantos.


Otro que se inscribió en el marcador aquella noche, fue Luis Enrique. El que hasta hace poco fue DT del Barcelona, defendió por cinco temporadas la camiseta merengue. En 1996 cambiaría de bando, ganándose el odio de los hinchas madridistas. Odio que se incrementaría cuando en una visita al Bernabeu, anotó un gol y lo gritó con la vida mostrando la camiseta blaugrana a las tribunas. Ocho años estuvo en Cataluña, en donde incluso llegó a ser capitán. Después, como todos sabemos, volvería como entrenador.

LOS MECHEROS

En agosto de 1997 se vivió uno de esos momentos que uno no quisiera ver en una cancha, pero que entiende que en este tipo de partidos pueden suceder. Mal que mal, después de todo lo que he relatado, se entiende que entre estos dos equipos se tengan bronca y se haya traspasado la frontera de que “esto es sólo fútbol”. Roberto Carlos fue impactado por un mechero -encendedor- arrojado desde las tribunas del Nou Camp. Desde que se disputó el primer derby, los relatos cuentan que se han vivido situaciones parecidas a ésta. Pero se quedaban en España. A finales de los ´90 la tecnología ya comenzaba a reinar el mundo, y la imagen del lateral brasilero tirado en el césped, dio la vuelta al mundo.

Años más tarde otro mechero seria protagonista de este derby, pero a diferencia de los sucedido con Roberto Carlos, ahora seria visto a modo de fair play. Se jugaba en el Bernabeu con mucha intensidad, cuando a Gerard Piqué le cae uno de estos objetos desde la galería. El defensa lo recoge para mostrárselo al arbitro, pero aparece el capitán de su equipo, se lo quita y lo tira fuera de la cancha, acto seguido le da instrucciones al defensa para que se preocupe de marcar a un blanco.

Gigante Carles Puyol.

 

EL SILENCIO DEL ÁNGEL

Terminando el siglo XX aparecería en escena de El Clásico uno de los últimos ídolos del Real Madrid: Raúl González. El delantero tenía 22 años cuando el 14 de octubre de 1999 silenció el Camp Nou. El Barça estaba 2-1 arriba, y sólo faltaban cuatro minutos para el final. Pero el Ángel de Madrid mandó la pelota al fondo del arco, para luego mandar a callar a los más de 90 mil fanáticos locales. La escena quedará grabada en la retina de los hinchas merengues para toda la vida.

SIGLO XXI: EL CLÁSICO DEL MUNDO

El cambio de siglo trajo una excelente noticia para el Real Madrid. La FIFA le otorgó el galardón como el mejor club del siglo XX. En sus casi 100 años de historia, los merengues lo ganaron todo y el premio fue totalmente merecido. Como logro adicional, dominaban las estadísticas en enfrentamientos y títulos ante el Barcelona.

Corría el año 2000, y cuando nos dimos cuentas que las computadoras no se volvieron locas y no trataron de conquistar al mundo, llegaría un momento épico en la historia de este partido y de todo el planeta fútbol.

ARDE NOU CAMP

Luis Figo arribó en 1995 al Barcelona, y en cinco años ganó varios títulos, convirtiéndose en uno de los referentes del plantel y uno de los favoritos de la hinchada. Por eso, cuando fichó por el Real Madrid, la palabra traición se comenzó a escuchar por las calles de Cataluña. Judas sea quedaba corto. El portugués era el primer fichaje estrella que realizaba Florentino Pérez cuando comenzaba su mandato como presidente del club. Era el inicio de la era de los galácticos en el Real Madrid.

El retorno al Nou Camp –con la camiseta del eterno rival- fue un calvario para Lucho Figo. Los fanáticos locales le hicieron sentir esa rabia que venían acumulando hace meses. Le hicieron desagradable la estadía al jugador. Todos creían que después de esta compleja situación, la vida volvería a la normalidad y el mundo seguiría su curso natural. Pero la segunda ocasión que Figo volvió a Barcelona -el año 2002- se desataría el infierno. Los fanáticos estaban más preocupados de pifearlo y tirarle lo que tuvieran a mano, que del mismísimo marcador. Era una caldera de 100 mil espectadores haciéndole al vida imposible a sólo un jugador. Cuando el 10 se acercaba a a la esquina para ejecutar un corner; vimos volar vasos, encendedores, botellas de whisky, y para finalizar, la famosa cabeza de un cochinillo. En un punto, el arbitro suspendió varios minutos el partido, pero finalmente pudo ser terminado.

¿Y si Figo hacia ese gol olímpico? El Camp Nou terminaba en cenizas.

Imágenes que nunca serán olvidadas.

FIGO TENIA QUE EJECUTAR LOS TIROS DE ESQUINA BAJO SEVERA SEGURIDAD

LA CABEZA DE COCHINILLO QUE DIO LA VUELTA AL MUNDO

Al poco tiempo las grandes figuras comenzarían a llegar a Madrid para ser parte del equipo Merengue. Uno de ellos también tuvo pasado barcelonista. Hablo de Ronaldo, el primero. El que muchos mencionan como el “verdadero”. En ambas instituciones la rompió el fenómeno, aunque en la capital se transformo en ídolo ya que estuvo cuatro temporadas -en el Barca solo estuvo un año- en donde se convirtió en uno de los goleadores históricos del club. El mismo jugador ha manifestado sentir más empatia con los hinchas madridistas.

Como el mejor equipo de todos, el Real Madrid dominó los primeros años del milenio sobre el Barcelona. En partidos disputados entre sí y en títulos. Pero al acercarse la mitad de la década, las cosas comenzarían a cambiar para el lado Catalán, y no sólo en lo que a enfrentamientos ante su eterno rival se refiere. El mundo comenzaría a vivir una de las revoluciones más importantes de la historia de este deporte.

MAESTRO Y DISCÍPULO

Nuevamente con un holandés en la banca –Frank Rijkaard– el Barcelona retomaría el gran nivel dentro de la cancha. Pero fue gracias a un jugador -más bien un personaje- que el club alcanzaría la fama mundial. Ronaldinho llegaría al Camp Nou para transformarse en el mejor jugador del planeta, y ayudar al Barça a escribir el inicio de los mejores años de su historia. Es así como, en  los años 2004 y 2005, el título de la La Liga aterrizó en suelo catalán. A eso hay que sumarle la segunda orejona después de 14 años de sequía.

Si tenemos que recordar un Clásico de esta periodo, sin lugar a dudas hay que remontarse al 19 de noviembre del 2005 al Santiago Bernabeu. Dinho, aquella noche, logró lo que Maradona había logrado más de 20 años atrás. Después de anotar dos golazos para la victoria final 3-0 de su equipo, el duro público madridista se puso de pie para brindarle un merecido aplauso.

Me atrevo a decir que éste es el punto en donde el Barcelona comienza a ganar seguidores alrededor del todo el mundo. Moda que en los próximos años iría en aumento gracias a un entrenador de la casa y un jugador argentino. Jugador que, curiosamente, en esa mágica noche de Ronaldinho en la capital española, hacía su debut en El Clásico español. Pero con el correr de los años, sería protagonista principal de este partido.

Pero todavía hay más que contar antes de llegar a eso.

Una de las frases comunes en este deporte es: “el fútbol da revanchas”. Algo que es cierto. Es así como la temporada 2007-2008 -cuando el Real Madrid se hizo con el título- los fanáticos merengues se pudieron vengar de lo realizado por Ronaldinho en su cancha. Con el título local ya ganado, recibieron la visita de su máximo rival. Con las tribunas repletas, el Santiago Bernabeu vivió una de sus mejores jornadas al ver como Xavi, Puyol, Messi e Iniesta entre otros, realizaban el tradicional pasillo de los campeones. 4-1 pasó por arriba el campeón sobre su rival aquella noche.

BARCELONA Y NADA MÁS

En mayo del 2008, Pep Guardiola es presentado como nuevo DT del Barcelona. A los pocos días de llegar, tomó una importante decisión: separar del equipo a Deco y Ronaldinho. Medida que tomó por sorpresa a muchos. Pero el nuevo “jefe” tenía una plan bajo la manga que comenzó a ejecutar en el primer entrenamiento con el equipo: fortalecer como pilar fundamental a Lionel Messi dentro del equipo.

Esa temporada debut fue de ensueño. El Barcelona fue campeón de La Liga, la Champions League y la Copa del Rey. Y el golpe de suerte lo dieron en su visita al Bernabeu, propinándole ese recordado 6-2 al cuadro merengue. Desde este punto, ya todos conocemos cómo continúa esta historia. Si el Real fue elegido el mejor club del siglo pasado, el Barca se transformó en el mejor equipo de los poco que llevamos de siglo XXI. Incluso para varios, el plantel que conformó Guardiola en sus cinco años de estadía, es el mejor de la historia. La globalización y el aumento de la tecnología ayudó bastante al equipo a lograr ese status. En todos los continentes hay fanáticos del club catalán. El gran equipo comandado por Di Stefano sólo fue conocido en Europa.


#DATO El Barcelona ha levantado 24 veces el trofeo de La Liga. El Real Madrid lo ha hecho en 33 oportunidades.


El año 2009 pasaron muchas cosas en la historia de ambos equipos. El Barcelona consiguió el histórico “sextete”, mientras que el Real Madrid daría un golpe al mercado al contratar a Cristiano Ronaldo. Y ya sabemos cómo la rivalidad entre el portugués y Messi le subiría aún más la temperatura a El Clásico. Curiosamente, un chileno se metería en este punto exacto en la historia de este partido.

Manuel Pellegrini fue presentado el 1 de junio del 2009 como el nuevo DT del Real Madrid, tras realizar buenas campañas con el Villareal. A los pocos días de su llegada, Florentino Pérez sacaría la billetera para fichar a Cristiano Ronaldo, convirtiéndolo en el traspaso más caro de la historia del fútbol hasta ese momento. El destino de ambos durante su estadía en el club merengue serían muy distintas. Mientras el chileno sólo estuvo una temporada en Madrid -donde perdió los únicos dos partidos que enfrentó al Barcelona-, el portugués comenzó a cimentar su grandeza para convertirse en uno de los mejores jugadores que el mundo ha visto, y de paso constituir una de las más grandes rivalidades de la historia del deporte junto a Messi.

CR7 PIDE CALMA TRAS ANOTAR UN GOL EN EL CAMP NOU

Pero ambos jugadores siempre han mantenido la batalla en la cancha, y fuera de ella nunca han tenido problemas. Si queremos conflicto, nos tenemos que centrar en las bancas.

Insisto que desde este punto, estoy escribiendo por placer, ya que desde aquí todos conocen cómo sigue la historia de este partido.

PARTIDO ESPECIAL FUERA DE LA CANCHA

Con la llegada de José Mourinho al Real Madrid, los enfrentamientos entre ambos equipos irían más allá que la cancha de fútbol. Incluso los coletazos alcanzarían a la selección española, que juntaba a los españoles de ambas instituciones. La prensa estaba más preocupada de las declaraciones cruzadas entre Pep y el portugués, de lo que realmente sucedía en el partido. Recordemos que Guardiola y Mourinho compartieron camarín, cuando el primero era jugador del Barcelona y el segundo ayudante del entrenador de aquel equipo: Bobby Robson.

El primer derby de Mou fue en el Camp Nou, y no fue una agradable visita. 5-0 le clavó el Barça de Guardiola, y recordada es la “manita” de Piqué hacia las tribunas señalando el resultado.

Pep pegaba primero y lo hacía con un KO al mentón.

En el 2011, Barcelona y Real Madrid se enfrentaron en cuatro ocasiones en menos de un mes. Verse las caras tantas veces en poco tiempo, además de las declaraciones cruzadas, terminaron por sacar chispas entre ambos entrenadores. El primer duelo fue por La Liga, con un empate a 1 que dejó satisfecho a todos. A los cuatro días se verían las caras en la final de la Copa del Rey en la cancha del Valencia. Por la cuenta mínima ganó el Madrid, en la que fue la primera victoria de Mou en El Clásico. Las declaraciones post partido del DT catalán criticando al línea del partido por anular un gol a Pedro, desataría una seguidilla de mensajes a través de la televisión de ambos estrategas.

“Había dos grupos: uno muy pequeñito, que no critica a los árbitros; y otro, en el que estoy yo, que habla cuando cometen errores importantes. Ahora empieza una nueva era de un tercer grupo, que sólo forma Guardiola. Ese sector critica a los árbitros por sus aciertos”.

Dicen que los dirigentes del Barcelona le aconsejaron a Guardiola no caer ante la trampa de su rival de sacarlo de quicio. Pero ya era tarde, el catalán tenía demasiado guardado, y era el momento de sacarlo todo. Habia que responder ante las cámaras. Los reporteros presentes en esa sala de prensa un 26 de mayo del 2011, presenciaron una faceta de Pep Guardiola que hasta ese momento nadie la había visto:

EN ESTA SALA, ÉL (MOURINHO) ES EL PUTO JEFE, EL PUTO AMO”

Ese primer duelo que venía cargado como todos saben, fue para el Barcelona que derrotó 2-0 al Madrid a domicilio con dos goles de Messi. El segundo un auténtico golazo. AH! Mourinho fue expulsado. En la vuelta fue un empate a 1. Los catalanes avanzaban a la final que iban a ganar tras vencer al Manchester United. El DT portugués seguía disparando contra Guardiola y los árbitros. Pero el entrenador catalán ya había golpeado la mesa una vez, y era muy difícil que lo volviera a hacer.

Pasaron un par de meses, y por la Supercopa de España se volverían a enfrentar en una definición a dos partidos. La ida en el Bernabeu termina empatada a dos goles. En el que fue el debut oficial de Alexis Sánchez con la camiseta blaugrana. En la vuelta, el score final sería 3-2 a favor de los locales del Barcelona, lo que les entregaba el título. Al final hubo un altercado entre las bancas de ambos equipos. Y reaccionando como un infante en el recreo del jardín infantil, Mou no encontró nada mejor que acechar por la espalda al ayudante técnico de GuardiolaTito Vilanova-, y picarle un ojo con su dedo. Simplemente Mou.

A finales de ese mismo año, se juega el partido correspondiente a La Liga en el Santiago Bernabeu. Después de que Karim Benzema abra el marcador, Alexis Sánchez anotó su primer gol en El Clásico tras marcar el empate parcial a 1. El equipo del chileno lograría el triunfo por 3 a 1.


#DATO Ivan Zamorano le convirtió 8 veces al cuadro Cule. Alexis Sanchez en 3 ocasiones le marco al Real Madrid.


LA MARAVILLA DEL NIÑO

Pero avancemos rápido un par de años, más específicamente al 26 de octubre del 2013, para observar el golazo del Niño Maravilla en el Camp Nou en la victoria 2-1 del local sobre su máximo rival. Era su tercer gol en el Derbi. Una joya que los hinchas catalanes han elegido como uno de los más espectaculares que se hayan visto en su estadio cuando se ha disputado este trascendental partido. El chileno se las arreglaba para destacar en un partido tan importante, y siempre corriendo bajo la sombra de Neymar y Messi.

ALEXIS LE HACE UN GLOBO PERFECTO A DIEGO LÓPEZ

Claudio Bravo en las dos temporadas que pasó por el arco del Barcelona, vivió momentos de gloria jugando ante el Real Madrid. Uno de aquellos fue el 21 de noviembre del 2015 en la goleada 4-0 de su equipo en el Santiago Bernabeu, donde el capitán de la Roja fue una de las figuras.


#DATO El Clásico se ha disputado 233 veces de manera oficial. Con 93 victorias Merengues y 91 Azulgranas.  En 49 ocasiones terminaron en empate.


Sin lugar a dudas, El Clásico es el derby más espectacular y esperado del año. Es el resultado de los grandes jugadores, increíbles escenarios y el ambiente que genera en ambas ciudades. Y como pudieron conocer en este relato, la rica historia que lleva más de 100 años acumulando y generando grandes momentos entorno a este partido, reafirman porque se vive con tanta intensidad. Eso los saben los jugadores que defienden ambas camisetas -como sucede en todos los clásicos alrededor del mundo- y dan la vida cuando se enfrentan. Las buenas costumbres desparecen y hasta las estrellas que intentan llamar menos la atención, saben como provocar al rival.

¿O no Messi?

SUERTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *