JOHN DALY: EL GOLF COMO NUNCA ANTES LO HABÍAS VISTO

EL GOLF NO ES UNA ACTIVIDAD QUE SE PRACTIQUE DE FORMA MASIVA EN CHILE. UNA DE LAS PRINCIPALES RAZONES ES SU ALTO PODER ADQUISITIVO, LO QUE LO HACE SER UN DEPORTE PARA SÓLO “CIERTOS” SECTORES. ESO LO LLEVA A TENER LA FAMA DE SER  ABURRIDO, TRANQUILO Y EMPAQUETADO. Y A LA LARGA TIENEN RAZÓN. PERO DESPUÉS DE LEER ESTO, VERÁN QUE SIEMPRE HAY UNA “OVEJA NEGRA” EN TODOS LADOS.

El golf tiene etiquetas, reglas y normas. No todas son obligatorias, pero siempre se cumplen a cavalidad, se juegue profesionalmente o a nivel amateur. Es así. Las “buenas costumbres” se han traspasado por años y han cruzado fronteras. El Fair Play es parte íntegra de este deporte. Por eso llama tanto la atención la vida de este golfista profesional que estuvo dentro de los mejores de su época, pero que siempre hizo más ruido, y del fuerte, fuera que dentro del campo. El rock star del tour: John Daly. ¿Por qué ese apodo? Ahora les cuento.

hi-res-150170736_crop_north

Este californiano de actuales 49 años, se hizo profesional en el año 1987. Al poco tiempo ya comenzaba a ser reconocido por su calidad en los 18 hoyos. Pero especialmente por su poderoso juego largo. He ahí el apodo de “Long John”. Rápidamente, en 1991, ganó su primer torneo Major -el equivalente a los Grand Slams en tenis- al lograr la victoria en el PGA Championship. La promesa se convertía en realidad y todos presagiaban una gran carrera. Y Daly seguiría haciendo noticia y estando en boca de todos….pero no de la manera que todos esperaban.

 

NACE THE WILD THING

A los 2 años de su primer gran título, el mundo comenzó a conocer al rebelde que había dentro del golfista. En el torneo de Kapalua -Hawai- Daly inició de buena manera el día viernes, pero después de tres doble-bogeys, tomo una decisión. En el hoyo 11 levantó la pelota antes de finalizar, lo que llevó a la organización de eliminarlo del campeonato. Después vendría la resolución de la PGA: suspensión por los próximos 4 meses. Puede parecer exagerada la medida, pero ya en esa temporada había tenido problemas al no firmar la tarjeta tras un ronda de 77 golpes en el Abierto de Kemper. Y en un torneo en Portland, casi se agarra a combos con algunos espectadores. El mundo del golf ya lo apodaba “Wild Thing”. Y con mucha razón.

Esa actitud no sólo se podía ver cuando se dedicaba a su profesión. En 1992, después de varios Jack Daniels, destruyó la casa en la que vivía con su señora de aquel entonces, y fue acusado de arrojarla dos veces contra la pared. Años más tarde en su biografía, negó que alguna vez hubiera golpeado a una mujer.

Mientras todo esto sucedía, uno se podría imaginar que su carrera se iba en picada. Pero todo lo contrario. John Daly comenzó a ser el jugador de golf más popular. Cientos de seguidores lo iban a ver a los campeonatos para ver en vivo y en directo a este personaje. El jugadors desenfrenado y deslenguado del tour. Él lo sabía, sus rivales lo sabían, y los organizadores de los torneos lo sabían. Por muy que pudiera causar algún problema, tenerlo en los torneos era negocio. Los aficionados hacían largas colas para obtener su autógrafo. Él se tomaba el tiempo para firmar una camiseta, gorra, pelota e incluso en la piel de algunas fanáticas. ¿Se acuerdan dela película Happy Gilmore?

A esta altura de su carrera, el alcoholismo era parte de la vida de Daly. Lo que lo llevó a ingresar bastantes veces a distintos centros de rehabilitación. Su sobrepeso también era bastante evidente, y su dieta diaria no era en los absoluto saludable. Y uno se pregunta cómo sobrevivió. Pero eso lo dejo para más adelante.

Pasara lo que pasara, “Long John” era popular. Pero eso no se veía reflejado en títulos. Hasta que llegó el año 1995 y ganó su segundo Major, el British Open. Con este título lograba que la gente hablara sobre su golf y no sobre sus problemas fuera de la cancha, o de sus salidas de madre dentro de ella. En todo caso, si alguien creía que esta sería la vuelta al primer nivel del estadounidense, estaba totalmente equivocado.

Las locuras y andazas de El León prosiguieron junto a su carrera. Un vez ofreció una entrevista sólo vistiendo unos jeans y nada más, sin polera y a pata pelá. La idea era promocionar una cancha de golf. Ponchera al aire, cigarro en la boca, haciendo un swing en el estado más relajado que pueda existir. ¿Se lo imaginan? Mas abajo lo lo podrán ver….

John Daly en otra vida debe haber querido ser líder de una banda de rock. En verdad….de hecho lo es. Tiene una banda de música, recorre Estados Unidos y Europa en un bus -por su miedo a volar-; toma y fuma bastante, y cuando puede, realiza acciones alocadas,  dignas de Axl Rose. Como cuando en el Pro-Am del Buick Open, ocupó de tee una lata de cerveza en una salida con el drive. La gente le festejó a más no poder la locura. Su partner para el torneo, era Kid Rock.

¿Le falta algo a la vida de este golfista profesional? Claro que sí. La adicción al juego.  La ludopatia es una enfermedad que sufren en gerneral deportistas, actores y músicos. Una de las reazones es porque generan mucho dinero y pueden gastar, gastar y gastar sin pasar malos ratos. Pero a Long John se le fue de las manos. En el año 2006 lanzó su autobiografia donde prometió contar todo sin, pelos en la lengua. Bueno, según los cálculos del propio autor, desde que inició su carrera profesional hasta el año 2005, el gasto en juegos de azar ascendía a la ridícula cifra de 55 millones de dólares. ¡Te pasaste! Son más de 2 mil millones de pesos chilenos al año. Lo mismo le sucedió con el Blackjack, uno de sus juegos preferidos. Un par de veces llegó a jugar las 7 manos de la mesa él solo, apostando 15.000 dólares en cada una. Hoy en día eso ya no se permite en los casino. ¿Otra historia de este tipo? Bueno, en el año 2005, tal como cuenta en su biografia, perdió un desempate ante Tiger Woods en el American Express Championship de San Francisco. No está nada de mal perder ante el mejor de todos en su mejor momento. Pero a Daly no le importaba que hablaran de su golf, agarró el cheque por 750.000 dólares y partió en su auto a Las Vegas. Al llegar, en sólo cinco horas perdió 1.650.000 dólares.  Eso es gastarse la plata mierda! Después de saber estas locas cifras, John ha dicho que ya bajo su intensidad y que alguna que otra vez juega a las tragamonedas con billetes pequeños. Quién sabe……

“He jugado durante dos días seguidos a las máquinas tragamonedas”

john-daly (1)

Dejemos atrás este tema y pasemos a otra cosa. Que puede ser…… Vamos con lo que le prometí más arriba entonces.

De sólo ver una par de fotos suyas, se sabe que El León se da la buena vida a lo que a comer y tomar se refiere. Una vez declaró que a los 23 años, se tomaba media botella de Whisky diaria. La dieta de los cigarros también era cada 24 horas, fácil 3 cajetillas de Malboro en ese periodo de tiempo. Más uno o dos paquetes de maní y quién sabe cuantos chocolates, que reconoció ser fanático a ellos. Pero lo que más sorprende es la próxima adicción:  consumir 25 latas de Diet Coca Cola al día. Yo no entiendo cómo todavía ese corazón late CTM.

En todos estos años de excesos, Long John visitó distintos centros de rehabilitación, claramente sin tener muchos resultados. Hasta que llegó el año 2008.

La policía de Winstom-Salem -Carolina del Norte- lo encontró borracho afuera de una famosa cadena de restaurantes gringos: Hooters. El parte policial decía lo siguiente: “sujeto totalmente intoxicado y poco cooperativo”. Se lo llevaron a la comisaría para que pasara ahí la borrachera. Tuvo que ser ingresado al sistema, por lo que lo fotografiaron e inmediatamente la imagen recorrió el mundo.

30/10/2008 WIRE: In this photo provided by the Forsyth County Sheriff's Office, professional golfer John Daly is shown. Daly was taken into custody Sunday, Oct. 26, 2008, by Winston-Salem police after he was found drunk outside a Hooters restaurant in Winston-Salem, N.C. While at the restaurant, police said Daly "appeared extremely intoxicated and uncooperative," refused repeatedly to be taken to the hospital and was asked to leave the restaurant by several workers. Daly was taken to the Forsyth County Law Enforcement Detention Center for a 24-hour stay, until he was sober.(AP Photo/Forsyth County Sheriff's Office) Pic. Ap

“Éste es el punto más bajo que he estado”

Esta imagen con el overol naranjo y cara de “la cague”, le ha pasado a varias celebridades. Ahí es el momento de decir basta. En varias entrevistas años despues, Daly confirmaba que aún no bebía alcohol después de esa situación. Pero aun seguía con los 40 cigarros diarios y bajó su dosis de Coca Cola a 10 o 12 diarias. Algo es algo.

La PGA no dejo pasar esta situación y tomó cartas en el asunto. Como suele pasar en todas las entidades deportivas de ese país, se preocupan que las estrellas que participan en su campeonatos, tengan un buen comportamiento tanto en el ámbito profesional, como también en el personal. Por eso John fue suspendido 6 meses sin poder entrar a ningún torneo.

La vida personal de The Wild Thing parecía que tomaba el camino correcto, o más tranquilo por lo menos. Y en el campo de golf, ¿qué pasaba? Ahí seguía todo igual

En el año 2008, se disputaba el Abierto de Australia, cuando el día jueves los espectadores vivieron en carne propia toda la furia de The Lion. Después de un tiro en el fairway, Daly fue en dirección hacia donde se encontraba el público, agarró la cámara fotográfica de uno de ellos, y la destrozó contra un árbol. “Si quieres tu cámara, yo te compraré una nueva” fueron las palabras del profesional ante la mirada incrédula del aficionado. El flash lo habría desconcentrado en pleno golpe.

 

HOYO 19

Desde hace varios años atrás, existe una bebida en Estados Unidos llamada Arnold Palmer, en honor al mítico golfista de la década de los 60. Este brebaje consiste en mezclar te helado y limonada. Simple y refrescante. De hecho, ha sido comercializada por distintas marcas a través de los años. Bueno, algunos ingeniosos le querían dar un toque extra a esta bebida tan conocida entre los amantes de este deporte. ¿Qué hicieron? Le agregaron un corto de vodka a la mezcla, y crearon el trago ahora conocido como: John Daly. JA!

Al golfista no le gustó que se asociara su nombre esa creación, persiguiendo a los bares que lo ingresaban en sus cartas. ¿Pero a qué no adivinan? Daly también comercializó su trago después de unos años. Si la oportunidad toca la puerta, hay que dejarla entrar.

Golferos: después de la próxima ronda, ya saben que preparar para hidratar el cuerpo.

Volvamos al golf

Un par de años después del incidente de la cámara. Daly volvió a aussie land para disputar un torneo, dando nuevamente un espectáculo gracias a su temperamento. Cuando estaba 7 sobre par para el campeonato, en un bunker accidentalmente golpeó una pelota de práctica pensando que era la suya. El golpe de penalizacion, más los tres putters sobre el green, fueron mucho para él y planeó su gran salida. Hoyo siguiente, golpeó una por una las seis Titleist que le quedaban en el bolso en dirección hacia la laguna. Cuando se quedo sin pelotas, se despidió de sus compañeros de juego, firmó la tarjeta en blanco y se retiró de la cancha. Ahora los que quedaron con la boca abierta, fueron los de la organización ante el abandono del jugador, quien sólo atinó a responder:

“Cuando te quedas sin pelotas, te quedas sin pelotas”

En Australia no quieren ver más al norteamericano. Al parecer, la tierra de los canguros no es el hábitat ideal para el León.

Ese mismo año, también se retiró de otro torneo en plena competencia. Ahora fue en el tour europeo, que cobijó a Daly en los últimos años, en el Abierto de Austria. Fue penalizado con dos golpes por dropear en un lugar prohibido. Cuando “Wild Thing” fue informado de su castigo, abandonó la cancha cuando todavía estaba en el hoyo 15.

Al comienzo de este post hablé de las etiquetas del golf. Como se han dado cuenta, nuestro protagonista no hace mucho caso a esos estandartes con que se ha desarrollado este deporte a través de los años. No son reglas y leyes. Sólo hábitos que por alguna u otra razón, todo golfista cumple a cabalidad. Un claro ejemplo es que ya desde hace algunos años, Daly cambió su vestuario del closet. De los colores tradicionales, fríos y planos; a los fuertes, llamativos y con diseños. Incluso, como se puede ver en la imagen, con unos pantalones de Bob Esponja! O con la bandera gringa, tal como también lo ha hecho en algunas oportunidades Felipe Aguilar con nuestros colores. Ademas, es de los pocos jugadores que se le puede ver fumando cigarros en plena competencia. Al otro que yo he visto haciéndolo, es a Ángel Cabrera.

John Daly of the US during a practice round on August 11, 2009 at the 91st PGA Championship at the Hazeltine National Golf Club in Chaska, Minnesota. AFP PHOTO / ROBYN BECK (Photo credit should read ROBYN BECK/AFP/Getty Images)
john-daly

Bastantes cuentos tiene en su curriculum John Daly como hemos visto, El último sucedió este año en el PGA Championship, el mismo torneo con el cual salto a la fama en 1991

El campeonato se disputó en Wisconsin. Todo iba bien hasta que Long John se paró en el tee del hoyo 7, que es un par 3, y vino la debacle. Los primeros tres tiros fueron a terminar al fondo del lago Michigan. Recién la cuarta pelota pudo encontrar tierra firme. Pero no podemos decir lo mismo del palo utilizado por Daly. El fierro terminó en lo profundo del lago ante la rabia del jugador. Lo curioso es que a los pocos segundos apareció una lancha con un padre y su hijo, en donde el joven pudo recuperar el trofeo. Al fin un historia con final feliz.

EL CLUB 300/60

John Daly también tiene bastante que contar si de deportes hablamos. No sólo es escándalo.

Como comenté al comienzo, el apodo “Long John” le calzaba perfectamente ya que es uno de los más fuertes pegadores de todos los tiempos. Eso lo confirmó el año 2001, al ser el primer jugador en promediar más de 300 yardas con el drive, y con una efectividad del 60% de atinarle a los fairways. Increíble. Ahi nació el selecto grupo denominado 300/60, que durante los años posteriores se fueron incluyendo grande figuras, como Vijay Sing, Ernie Els y el crack Tiger Woods. Un total de 38 jugadores se han unido a este selecto grupo. El año pasado Bubba Watson subió la puntería, ya que promedió más de 310 yardas con el mismo 60% de eficacia. ¿Se funda un nuevo club?

Pincha aquí si quieres ver la lista del Club de los 300/60.

Eso sería todo. Aunque creo que seguiremos escuchando historias de este golfista que quebró las leyes de uno de los deportes más tradicionales que existen.

SUERTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.