FRENTE A FRENTE: FORMULA 1 VS INDY CAR

EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS, SE HA RETOMADO LA ETERNA DISCUSIÓN DE DÉCADAS DE CUÁL DE ESTAS DOS CATEGORÍAS DEL AUTOMOVILISMO ES LA MÁS ESPECTACULAR Y QUÉ PILOTOS SON LOS MEJORES. TODO, GRACIAS A FERNANDO ALONSO

El piloto español de Mclaren es uno de los más respetados y queridos de la Fórmula 1. Tanto como por los fanáticos, como por sus compañeros de profesión. Por eso, a nadie le extrañó cuando hace un par de meses atrás, fue elegido por los aficionados de la F1 alrededor del mundo como el más popular de la parrilla actual, superando a rivales como Hamilton y Vettel, que incluso tienen más títulos a su haber. Pero sus más de 15 años de experiencia girando de gran manera en los principales circuitos alrededor del mundo, son suficientes para que el mundo tuerca se rinda a sus pies. Es por eso que, cualquier movimiento que efectúe Alonso, tendrá a los medios siguiéndole los pasos desde bastante cerca y el mundo de la F1 sabe todo lo que hace. Sucedió cuando decidió dejar Ferrari para pasar a su actual escuderia. Y ahora no fue la excepción.

Para varios puede haber sido sorpresa cuando Fernando comunicó que en vez de correr el Gran Premio de Mónaco, estaría a miles de kilómetros compitiendo en las 500 millas de Indianápolis; categoría que, para los que seguimos a la reina del automovilismo, la encontramos penca y de menor calidad. ¿Por qué el asturiano hace este movimiento? Lo cierto es que hace rato que viene mandando recados de que la falta de competitividad lo tiene algo podrido, y en varias ocasiones ha amenazado con no seguir corriendo en la Fórmula 1 si las condiciones siguen siendo malas. Alonso quiere ganar y, en la actualidad, está lejos de lograrlo. Quizás nuevos aires es lo que necesita.

¿Pero qué cosas tiene para ofrecerle la serie IndyCar y qué tan distinta es de la F1 que lo pude convencer de hacer este cambio?

La mayoría de la población mundial entiende y conoce más sobre la Formula 1 ya que es ampliamente más globalizada. Las carreras se disputan en cuatro de los cinco continentes, mientras que la Indy Car prácticamente no sale de los Estados Unidos (como muchos otros deportes gringos). Cualquiera puede nombrar grandes pilotos de la historia de la F1: Lauda, Senna, Schumacher, Prost, y el propio Alonso. Mientras que hacer lo propio con la Indy puede ser bastante más difícil.

Ambas categorías siempre han sido comparadas dentro del mundo del automovilismo por ser bastante similares al ojo humano, pero la realidad dice otra cosa. Alonso lo sabe y, por eso, meses antes que se disputaran las 500 millas de Indianapolis, comenzó a preparar la carrera.

PALO A PALO

El primer gran obstáculo que deberá afrontar el español, es el circuito. Acostumbrado a los Grandes Premios, en donde las curvas se mezclan con las rectas, y la habilidad para pilotear es clave para obtener buenos resultados, en la Indy -por el contrario- los circuitos más recurrentes en la temporada son óvalos. O sea dos rectas y cuatro curvas hacia la izquierda. Alonso cambió el estrecho y callejero circuito de Mónaco, por el monótono óvalo de 4.023 mts de Indianápolis.

Este tipo de carreras tienen lo suyo en todo caso. Son menos complejas que un circuito de F1, pero sus características hacen relucir toda la concentración de los pilotos. En las 500 millas por ejemplo, se corre a una velocidad mayor que en la Fórmula uno – con un promedio de 370 Km/h- por cerca de tres horas para completar 200 vueltas. Ademas los 33 coches que participan, van pegados el uno al otro, en donde un pequeño error puede costar caro.

En las palabras del propio Alonso:

“Son dos mundos diferentes en cuanto a conducción”.

El piloto de Mclaren supo elegir bien la carrera para intercambiar entre ambas categorías. Varios dirán que fue una equivocación no competir en el histórico circuito de Mónaco. Pero Indianápolis tiene mucho que decir. Para comenzar, el asturiano jamás en su carrera ha corrido ante tantos espectadores. La capacidad total del aforo alrededor del Indianapolis Motor Speedway, asciende a la increíble cifra de 350.000 personas. El ambiente también toma un giro en 180° grados. De los exclusivos asistentes que disfrutan la carrera en lujosos hoteles y yates en el principado, pasamos a las accesibles entradas y miles de barbacoas previas de los fanáticos gringos.

350.000 ESPECTADORES DISFRUTAN EN VIVO DE LAS 500 MILLAS

Pero las 500 millas es también una de las carreras más antiguas que existen. Es por eso que junto a Mónaco y las 24 horas de Le Mans, componen la Triple Corona del automovilismo. Sólo el piloto británico Graham Hill ha ganado las tres. Alonso tiene solamente a Mónaco entre sus palmares. Ganar este fin de semana lo metería entre los grandes de este deporte, y a la vez confirmaría lo que hace años se viene escuchando alrededor de esta rivalidad: la F1 es más exigente que la Indycar. En 1993 ocurrió un hecho que ha sido prueba concreta para los que afirman esto. Ese año, Nigel Mansell tras ganar la corona en la F1 el año anterior, pescó sus maletas y se fue a USA para participar de la Indy. Al mismo tiempo, Michael Andretti realizaba lo inverso. De la Indy daba el gran salto a la Fórmula 1. Terminada aquella temporada, Mansell se consagraba campeón de la categoría. Mientras que Andretti nunca pudo afirmarse en su nuevo coche, y los malos resultados lo hicieron abandonar la F1 varias carreras antes de que terminara la temporada. Esa sería su única experiencia en la máxima categoría. 1-0 para la categoría reina.

Eliseo Salazar también participo en ambas categorías, en donde claramente le fue mejor en la Indy Car.

El largo proceso -quemando etapas en varias categorías- para convertirse en piloto de la Fórmula Uno, asegura las mejores aptitudes y cualidades de los pilotos. Aunque hoy en día, si el piloto viene con una maleta cargada de billetes, también le asegura un asiento en la parrilla.

LAS MAQUINAS

Siguiendo la idea de ese último párrafo. En los últimos 5 o 6 años, primero en Ferrari y ahora en Mclaren, Alonso ha sufrido por no tener un auto competitivo y pelear los primeros lugares. Antes, bajo la sombra de Mercedes y Red Bull, pero ahora incluso bajo escuderias de menor nivel, como Force India o Sauber. Pero el español lleva varias semanas sonriendo, desde que viajo por primera vez a Norteamérica a testear su nueva escuderia. La Indy le proporciona un auto 100% competitivo. Al igual que el resto de los pilotos.

En el coche es donde podemos encontrar una de las más grandes y significativas diferencias entre la Fórmula 1 y su hermano chico.

Alonso nuevamente:

“En la F1 lleva unos seis minutos que el coche esté listo por comprobar y revisar cosas. Hay mucha tecnología. En la Indy es más divertido, enciendes el motor y a competir”

En la desigual Fórmula Uno, cada equipo confecciona su chasis propio. Por ende, entre más dólares una escudería tenga, se infiere que la tecnología e ingeniera será mejor y, por lo tanto, se obtiene un coche mas dinámico y con mejor fidelidad. En lo que a motores se refiere, hay 4 opciones. Mercedes, Ferrari, Renault y Honda.

Lo que hace interesante a la Indy, es que todos los automóviles utilizan el mismo Chasis, que es Dallara. Y hay sólo dos motores: Honda y Chevrolet. La diferencia mecánica entre cada coche son mínimas, es por eso que las estrategias de carrera no son tan relevantes como si sucede en la F1. Todos utilizan los mismo neumáticos, con la particularidad que los del lado derecho son más grandes que los de la izquierda, para favorecer el giro siempre a la izquierda en el óvalo. Y en promedio todos realizan seis paradas en los boxes.

ALONSO PROBANDO SU NUEVO COCHE EN PISTA

 

Para los que les gusta los datos mecánicos, les dejo a continuación la información básica del Mclaren de Fernando Alonso de la Formula Uno, y el Dallara Honda que utilizara en las 500 millas:

McLaren-Honda F1:
Chasis de fibra de carbono con una suspensión de tipo push-rod.
5 metros de largo por 1’8 de ancho.
Motor V6 Turbo Honda 800 caballos de potencia.
Peso 702 kilos.
Frenos, discos con pastillas de acero.
Velocidad máxima: 372 km/h
Tiempo por vuelta más rápido en circuitos tradicionales.
Tiempo por vuelta más lento en óvalos.

Dallara Honda Indycar: 
Chasis Dallara DW12
5,002 metros de largo por 2,001 de ancho.
Motor Honda V6 Turbo de 2.2 litros 700 caballos.
Peso 712 kilos en los óvalos, 726 en el caso de los circuitos cerrados.
Frenos, discos de carbono Brembo con pastillas de aluminio.
Velocidad máxima 414 km/h.
Tiempo por vuelta más rápido en ovalos.
Tiempo por vuelta más lento en circuitos tradicionales.

Todos los pilotos tiene reales chances de lograr la victoria. La habilidad al volante es lo que marca diferencias.

En estos tiempos, lograr la pole en la F1 puede ser suficiente para hacerse con la victoria en la carrera. ¿Cuántas veces vimos a pilotos puntear de principio a fin un GP en lo últimos años? Bueno, en la Indy los pilotos no hacen dramas si no son el poleman. Ni tampoco el segundo o el tercero.

Un claro ejemplo para certificar los último párrafos que he escrito, es lo que sucedió en la ultima versión de la carrera en el 2016, cuando un debutante y ex piloto de la F1Alexander Rossi– se alzo con el primer lugar tras largar en la 11° posición. 2-0.

¿PODREMOS VER A ALONSO BAÑARSE EN LECHE?

El chancho esta tirado. Fernando Alonso pude volver al triunfo después de muchos años. Tiene un auto adecuado competitivo y similar al de sus rivales. Largara desde la quinta posición, y tras las pruebas preliminares que ha realizado, ya es uno de los favoritos para llevarse el trofeo Borng-Warner y beberse la tradicional botella de leche. Los fanáticos y las casas de apuestas lo dicen así.

Lo que es seguro, es que las 500 millas de Indianapolis tendrá una gran audiencia televisiva fuera de EEUU como hace mucho tiempo no tenían.

¿Se viene el 3-0?

SUERTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.