EVEREST: LA GLORIA O LA MUERTE

MUCHAS ACTIVIDADES DEPORTIVAS BORDEAN LA MUERTE. EL ORGULLO PERSONAL Y EL RECONOCIMIENTO MUNDIAL POR ALCANZAR ESOS COMPLICADOS OBJETIVOS SON LOS QUE MUEVEN A DIVERSAS PERSONAS PARA REALIZARLOS. PERO HAY UN LUGAR EN EL MUNDO QUE SI LAS COSAS SALEN MAL, NUNCA TENDRÁS LA POSIBILIDAD DE VOLVER A CASA. INCLUSIVE AUNQUE ESTÉS MUERTO.

Todos sabemos que el Monte Everest es la montaña más alta del mundo, con sus 8.848 mts.  Este gigante blanco, ubicado en la frontera entre China y Nepal, ha atraído turistas y alpinistas desde hace ya varias décadas. Para algunos, sólo les basta con estar en el campamento base. Otros quieren experimentar la gloria máxima de llegar a al cima. El problemas es que ese intento por alcanzar el nirvana personal, puede ser un viaje sin retorno. Y lo digo literalmente, ya que tu cuerpo se puede quedar eternamente en la montaña.

Más de 200 escaladores han perdido la vida en el intento por alcanzar este objetivo deseado por muchos, en donde la gran mayoría de esos cuerpos nunca han sido encontrados. Muchos que sí han tenido la “suerte” de ser hallados, aún permanecen en el punto exacto donde perdieron la vida. Esto tiene explicación y la podemos encontrar en la llamada Zona de la Muerte.

ZONA DE LA MUERTE

Hay dos rutas principales, que son las más populares entre los alpinistas amateurs y profesionales. Pero hay también otros circuitos secundarios que pueden ser utilizados. Si quieres llegar al punto más alto de la montaña, puedes escoger entre todas esas alternativas para comenzar tu camino. Si te preparaste bien y haces un buen trabajo, llegarás a un punto en que te encontrarás con todos los alpinistas antes de atacar la cima.

La Zona de la Muerte comienza en los 8.000 mts de altura y es la recta final hacia la cima. En julio, el mes más cálido, la temperatura promedio es de -20°C. Mientras que en enero, el promedio es de -36°C, pero puede alcanzar los -70°C. Aclimatarse es imposible para el ser humano; hay bastante menos oxígeno para respirar a lo que el cuerpo está acostumbrado, y para cada paso, hay que hacer el triple de esfuerzo, incluso para los alpinistas más experimentados.

zona-de-la-muerte

Al momento de entrar en la Zona de la Muerte, el escalador pone su vida en serio peligro. Cualquier eventualidad o problema que suceda, como el “mal de altura”, congelamiento, hipoxia -falta de oxígeno- edemas cerebrales o alguna lesión articular, puede ser fatal. Si caes y no eres capaz de levantarte, es prácticamente imposible para tus compañeros que te arrastren hasta un lugar seguro. Pondrían en peligro su propia vida. Ya caminar por si mismo es complicado, cargar a una persona es imposible. Los helicópteros no llegan tan alto y mandar un grupo de sherpas es arriesgar muchas vidas para salvar a sólo una persona. Así que un rescate es muy difícil. Además, el tiempo es crucial en este tramo. El ataque a la cima tiene que ser temprano en la mañana, para volver al campamento antes de que anochezca. Si estás en la zona muerta y te atrapa la noche, nunca bajarás del Monte Everest.

Baja tanto la temperatura, que los cuerpos se congelan y al otro día aparecen -los que son encontrados- en la misma posición en la cual encontraron la muerte, y en un lenta descomposición. Los fuertes vientos hacen que la nieve no los cubra por completo, dejándolos 100% visibles para los escaladores que día tras día intentan hacer lo mismo. Incluso muchos son utilizados como marcas para saber en qué punto uno se encuentra con respecto a la cima. O sea, para alcanzar el objetivo, hay que pasar al lado de varios cuerpos -que llevan años sin vida- y que te indican el camino. Pero hay altas posibilidades que termines como uno de ellos. Tenebroso.

Veamos los casos más famosos de personas fallecidas en el Everest. Algunos aún permanecen ahí, otros cuerpos fueron rescatados mientras que uno nunca fueron encontrados.

De ahora en adelante cada uno sigue bajo su responsabilidad. El material puede ser sensible para algunas personas.

EL SALUDADOR

Uno de los más famosos y de los primeros que se encuentran al iniciar el ascenso. Su apodo se debe a que quedó petrificado en una posición que pareciera saludar a los escaladores. Se encuentra en ese lugar desde 1997.

muertos-everest-5muertos-everest-6

 

GREEN BOOTS (botas verdes)

Otro conocido cuerpo que se encuentra a 8.500 mts de altura. Le dieron ese nombre por el color de su botas. Se trata del hindú Twesang Paljor, que murió el 11 de mayo de 1996 junto a varias personas, tras ser atrapado por una tormenta. Paljor buscó refugio del frío en una especie de refugio de rocas que fue bautizada como la Cueva de Green Boots. Lo increíble de este caso, es que las personas tiene que pasar a menos de 1 metro del cadáver para seguir el ascenso. Tal como se ve en la imagen y en el vídeo a continuación. Incluso de notan las cuerdas . Los fuertes vientos hacen que el cuerpo esté mirando para un lado un día y otras veces para el otro. Al parecer, hace pocos meses atrás el cuerpo de Pajlor finalmente fue rescatado.

img_7176

 

DAVID SHARP

La muerte más polémica del Everest.

El 15 de mayo de 1996, este escalador inglés comenzó su ascenso desde el campamento base con la compañía Asian Trekking. El ataque a la cima lo hizo en solitario, sin guías, sherpas, radio, oxígeno ni el equipamiento adecuado. Ingresaba a la Zona de la Muerte con lo puesto. Quizás quería batir algún tipo de récord. Se desconoce si Sharp logró hacer cumbre, pero en algún minuto del ascenso o descenso, no pudo más y decidió sentarse. El lugar escogido fue en la cueva de Botas Verdes, a un costado del hindú de nuestra historia anterior.

El escándalo y la controversia tiene que ver con lo que sucedió a continuación. 40 personas aproximadamente -entre montañistas profesionales y aficionados-  pasaron a un costado de él cuando aún estaba con vida y no le brindaron ayuda. Es el factor comercial del Everest. La gente se prepara por meses y gasta miles de dólares en contratar guías y sherpas para llegar a la cima, no para que ayuden a otras personas. ¡Menos si están a sólo 400 mts. del objetivo!

Mark Inglis, un especialista escalador que perdió ambas piernas por congelación en los años 80, ahora quería hacer cumbre con prótesis metálicas. Inglis y su grupo comenzaron el ataque a la cumbre muy temprano y a eso de las 1 AM se toparon con David Sharp en la cueva. Aún respiraba, pero ante la dificultad de realizar un rescate nocturno y el mal estado de Sharp, siguieron su camino a la cima.  Según las propias palabras de Mark Inglis :

“….porque estaba muy mal, prácticamente muerto. No parecía estar bien equipado, no llevaba oxígeno ni guantes adecuados”.

9 horas después, durante el descenso, la única persona que le prestó ayuda -de la gran cantidad de que pasaron a su lado y lo vieron agonizando- fue un sherpa de la expedición de Inglis -llamado Dawa– que le ofreció incluso su propia botella de oxígeno. Trató de ayudarlo a pararse y de cargarlo en sus hombros, pero fue imposible. Su destino ya se había escrito varias horas antes. Los miembros de este equipo llevaban cámaras en sus casos y grabaron las últimas palabras de David Sharp:

“Mi nombre es David Sharp y estoy con Asian Trekking. Tengo mucho sueño”.

Sir Edmund Hillary -primer hombre de llegar a la cima del Everest y regresar con vida en 1953- fue uno de los que más alzó la voz criticando este acto inhumano y señalando que todo lo relacionado con la montaña mas alta del mundo se ha convertido en algo horrible.

Nadie se hacía cargo. El guía principal del grupo de Inglis dijo que su responsabilidad era con los miembros de su equipo y que si alguien tenía la culpa, era al grupo de escalda de Sharp. Además el escalador con prótesis asegura que llamó por radio al campamento base y que le ordenaron “seguir el ascenso ya que Sharp no tenía salvación”.  Pero hace pocos meses atrás el propio protagonista declaró que se comunicó por radio, pero ahora no sabe si es verdad o fue producto de su imaginación por la falta de oxígeno.

Antes de viajar al Monte Everest, Sharp le pidió a su madre que no se preocupara diciéndole:

“Nunca estas solo ahí, hay gente por todos lados”.

A continuación, les dejo una foto de David Sharp y un vídeo recreatorio de donde sucedió todo.

david_sharp_2006

1080200

 

 

PETER BOARDMAN

Este escalador británico, junto a su compañero Joe Tasker, fue visto por última vez el 17 de mayo de 1982 a 8.250 mts de altura. 10 años después, una expedición se topó con un cuerpo y tomaron fotografías para que cercanos a Boardman lo pudieran identificar. Confirmaron que era él, gracias a las ropas que vestía. Su posición sugiere que se sentó a esperar algo o sólo a descansar.

Dos sherpas trataron de rescatar el cuerpo pero murieron en el intento. Por mucho tiempo quienes tomaban la ruta sur se encontraban con él cara a cara. Con el correr de los años, el viento arrastró el cuerpo hacia abajo.

Joe Tasker nunca ha sido encontrado.

peterboardman

 

UN FINAL INFELIZ

Francys Arsentiev quería convertirse en la primer mujer en hacer cumbre en el Everest sin oxígeno. Su marido –Sergei Arsintiev- la acompañó en esta misión. El 22 de mayo de 1998 el matrimonio conseguía el objetivo. Pero al hacerlo sin la ayuda de oxígeno, se movían muy lentamente por lo que hicieron cima muy tarde durante el día. Había que descender de noche. Durante el retorno, la pareja se separó sin notarlo debido a la oscuridad. Sergei llegó al campamento para darse cuenta que su mujer no había llegado. Agarró un par de botellas de oxígeno y volvió a buscarla, sabiendo que arriesgaba su propia vida.

foto2
LA PAREJA

A la mañana siguiente, una expedición se encontró con Francys cerca de la cima. Estaba en muy mal estado. Le suministraron oxígeno e intentaron acarrearla, pero les fue imposible y la tuvieron que abandonar. Cuando la expedición descendía y estaba cerca del campamento, se cruzaron con Sergei que iba al rescate de su pareja. Fue la última vez que se le vio con vida.

24 horas después, dos escaladores -uno era Cathy O´Dowd– se toparon con Francys en el mismo lugar que la habían dejado el día anterior. La cuerda y piolet de Sergei se encontraban cerca, pero no había rastro de él. Inmediatamente cancelaron el ascenso y se quedaron con ella. La ayudaron durante una hora entre los sollozos de Francys rogándoles que no la abandonasen. Pero no había nada más que hacer, así que nuevamente Francys fue dejada atrás. Imagínense cómo tiene que haber sido esa despedida. La propia Cathy contó que mientras se alejaban, escuchaban su voz suplicando que no se fueran. Su muerte se prolongaba debido al oxígeno que los alpinistas le brindaron. Francys Arsentiev murió por congelamiento.

Ocho años después, el grupo que la tuvo que abandonar volvió a la montaña y cubrió el cuerpo de Francys con la bandera de su país.

foto3

El cuerpo de Sergei fue encontrado un año después. Se precipitó ladera abajo a pocos metros de alcanzar a su mujer.

 

LA SELFIE MORTAL

Cathy O´Dowd ya había tenido una experiencia extrema en la Zona de la Muerte. Cuando descendía de la primera vez que hizo cumbre, su grupo se encontró con el escalador Bruce Herrod. El equipo completo de Cathy se dio cuenta que no venía bien, a lo que se le sumaba que ya era tarde para que siguiera el ascenso. Trataron de convencerlo de que abortara, pero la euforia fue más fuerte y continuó el ataque. Herrod alcanzó el objetivo pasadas las cinco de la tarde.

En la cima se sacó un autorretrato con su cámara y llamó por radio al campamento donde se encontraba su equipo y su mujer. Todos le instaron a bajar inmediatamente, sabiendo que podía ya ser demasiado tarde. Dos horas después, no se supo nada más de él.

Tiempo después se recuperó la cámara y su mujer dio a conocer la selfie por la que Bruce Herrod perdió la vida.

S0010180

 

¿LOS PRIMEROS?

En 1953 se produjo el primer ascenso oficial en que el equipo retornó con vida, realizado por Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay. Pero muchos años antes dos escaladores desaparecieron al intentar hacer cima por primera vez al Monte Everest.

Geroge Mallory y Andrew Irving fueron -supuestamente- vistos por última vez el 8 de junio de 1924. ¿Por qué la duda? La tecnología de esa época era bastante precaria, como se pueden imaginar. Después de comenzado el ataque a la cima, el único seguimiento y registro que podría lograr el resto del equipo que se quedó en la base, era a través de un telescopio. Noel Odell fue el encargado de manejar este instrumento y ese día vio dos puntos negros sobre los 8.000 mts. Después de eso se les perdió el rastro. Los días siguientes fueron buscados exhaustivamente, pero sin resultados positivos.

No hubo pruebas concretas si Mallory e Irvine alcanzaron la cima.  Odell tenía la teoría, por lo visto a través de su telescopio, que sí lo lograron. Pero varios años más tarde admitió que no sabe bien en qué parte exacta de la recta final vio esos dos puntos negros. Y siempre ha existido la duda si en realidad esos puntos negros eran nuestros protagonistas.

Tuvieron que pasar 75 años para tener algo más de claridad sobre el tema. En 1999 una expedición tenía como misión encontrar los cuerpos de Mallory e Irvine. A los 8.155 mts. se encontraron con un cuerpo en la vertiente norte. Resultó ser George Mallory. El cuerpo estaba en buenas condiciones de conservación para todo el tiempo que pasó. Se encontraba boca abajo. Con los brazos extendidos como si se hubiera caído. El fémur y la tibia de la pierna izquierda estaban fracturados. El cuerpo estaba pegados a la roca donde fue encontrado, por lo que decidieron cubrirlo con piedras y rocas a modo de sepultura.

everest7

mallory-legs

Tras este descubrimiento, salieron a la luz nuevas hipótesis sobre su llegada a la cima. Pero aún para mucha gente es muy difícil de creer que Mallory e Irvine hubieran concretado su objetivo.

 

Ahora veamos los milagros que han ocurrido a mas de 8.000 mts de altura. Tal como suena. Hemos revisado varios testimonios de lo efectivo que puede ser el último tramo del Monte Everest si eres inexperto o si tu cuerpo no puede con el desafío. Pero como todo, siempre hay  excepciones a la regla.

 

EL MUERTO VIVIENTE

Una de estas excepciones es protagonizada por Lincoln Hall. El 25 de mayo descendía de la cumbre, cuando comenzó a sufrir el mal de altura, lo que lo llevó a tener alucinaciones y sentirse confundido. Los sherpas de su expedición lo ayudaron por varias horas a descender lentamente. Cuando la noche llegó y los suministros de oxígeno ya se agotaban, el líder del equipo –Alexander Abramov– les ordenó dejar a Hall y volver al campamento. Su destino ya estaba escrito. Esa misma noche se le comunicó el fallecimiento a su familia.

7 AM de la siguiente mañana, y el equipo liderado por Daniel Mazur tendría un invitado sorpresa en su camino por alcanzar la cumbre. 8.700 mts y Lincoln Hall estaba sentado de piernas cruzadas, sin gorro, sin anteojos, sin guantes ni oxigeno y con el traje bajado hasta la cintura con el torso desnudo. Se estaba cambiando de camiseta. Al ver el grupo, sólo atinó a decir:

“Les sorprenderá verme aquí”

A diferencia de lo que sucedió en el caso de David Sharp. Mazur y su grupo inmediatamente cancelaron el ascenso para rescatar a un escalador que había sobrevivido toda una noche en la Zona de la Muerte sin el equipo adecuado. Lo increíble es que Hall podía caminar por sus propios medios y llegó en buenas condiciones al campamento, donde fue tratado de edema cerebral y lesiones en los dedos de las manos y los pies. Ahí también pudo comunicarse con su familia, quienes no creían lo que estaban escuchando.

Nadie le pudo dar una respuesta a Hall del porqué su cuerpo pudo resistir aquella noche sin colapsar.

milagro-everest-2 milagro-everest-7

 

Y AL SEGUNDO DÍA RESUCITARAS…

Otro caso es el de Beck Weathers, exitoso empresario que en 1996 decidió conquistar el Everest. El 10 de mayo de ese año, junto a ocho clientes de Adventure Consultants, iniciaba el ataque a la cima. Weathers se había realizado una operación a los ojos hace pocos meses, y ahora que se encontraba a mas de 8.000 mts de altura, tuvo problemas con su visión. Decidió detenerse y esperar a que sus compañeros descendieran para bajar con ellos. Cuando estaban en proceso de bajada, una repentina tormenta hizo disminuir la temperatura y aumentar los vientos. En pocos minutos el entorno se transformó en un infierno. Todos los escaladores se desorientaron y se perdieron del camino de vuelta. Es una de las peores tragedias del Everest, en el que más personas murieron en un sólo día. Y como les he venido contando, ante una situación crítica, salvar tu propio cuello es lo fundamental.

Weathers no pudo continuar y fue dejado, al igual que muchos otros de aquella expedición. Abandonado en plena noche, fue durmiéndose hasta entrar en coma hipotérmico. Cuando amaneció y la tormenta cesó, varios fueron en búsqueda de sus compañeros, o más bien de sus cuerpos.  Beck estaba cubierto de nieve con sólo su cara y una mano descubierta, congeladas. Comprobaron que aún respiraba de forma muy leve, pero era imposible realizar su rescate en ese estado y sus chances de vida eran muy pocas, por lo que lo dejaron ahí. Él siempre estuvo consciente y escuchó como sus compañeros hablaban de que ya no se podía hacer nada por salvarlo. Pero no podía mover ninguna parte de su cuerpo.

Lo increíble vendría varias horas después.

No se sabe cómo, pero Beck Weathers despertó de su coma hipotérmico y, 36 horas después de iniciada la fatídica tormenta, logró caminar bajo sus propios medios y llegar al campamento, donde los otros escaladores quedaron con la boca abierta al verlo llegar.

Un helicóptero lo rescató desde un campamento inferior y, tras varias operaciones, perdió los dedos de sus pies y de su mano izquierda; además hubo que amputarle el brazo derecho a la altura del codo y tuvieron que reconstruirle la nariz. La zona de la muerte le permitió vivir, pero con consecuencias que le harían recordar toda su vida esas casi 40 horas extremas.

Weathers publicó un libro años después contando su experiencia con la muerte y su posterior resurrección. Y de ese libro se basa la película EVEREST que se estrenó el año pasado.

423416_270595399680442_1375120439_n
WEATHERS AL SER SER RESCATADO Y UN PAR DE SEMANAS DESPUÉS.
image004-1
EN LA ACTUALIDAD

 

Ahora, seguro pensarás dos, o tres, o quién sabe cuántas veces si quieres alcanzar la cima más alta del mundo.

SUERTE

2 opiniones en “EVEREST: LA GLORIA O LA MUERTE”

  1. Grande Tele, aca una foto donde deberia estar el Everest, lamentablemente es epoca de monzon asique no se ve nada.
    Veo que no se pueden subir fotos, a solucionar eso, te la mado pa que la subiay tu, jajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *