ESPECIAL DE LA MUERTE IV

ESTE ES EL QUINTO HALLOWEEN JUNTO A USTEDES. Y COMO SIEMPRE, TENEMOS UN ARTICULO DEDICADO AL HORROR EN LOS DEPORTES. ¿QUE TIENE QUE VER EL GATO NEGRO? INGRESA Y LO SABRÁS…

Esta cuarta versión del especial de la muerte, esta dirigida a leyendas urbanas que con el tiempo fueron agarrando fuerza entre los fanáticos del fútbol. Todos los casos a continuación, son del continente americano.

Vamos allá…

 

LA VIRGEN NO OLVIDA

En 1986 se disputó la Copa del Mundo de Fútbol en el país de México. La selección Argentina -dirigida por Carlos Bilardo– decidió trasladarse a la provincia de Jujuy, más específicamente a la ciudad de Tilcara, que se encuentra a 2.460 sobre el nivel del mar, una altura similar a la que encontrarían en tierras aztecas. Entre el 5 y 15 de enero, la albiceleste y todas sus figuras –Valdano, Pasarella, Burruchaga y Maradona entre otros- realizaron entrenamientos ante la atenta mirada de los habitantes de la zona.

En la iglesia del pueblo -que data de 1865- se encuentra la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral, más conocida como la Virgen de Jujuy. Ella es la patrona de Tilcara, y los devotos se acercan para pedirles favores, con la promesa de volver a visitarla si estos se cumplen.

Cuenta la leyenda, que el plantel visitó a la Virgen, para pedirle el pequeño favor de que les ayudara a levantar la Copa del Mundo. Pasaron los meses, y como todos bien conocemos, Argentina ganó su segundo mundial tras derrotar a Alemania en la final. Entre tanta celebración y alegría del equipo a la llegada a su país, se les olvidó volver a Tilcara para rendirle tributo a la Virgen. Desde entonces, Argentina no ha vuelto a levantar una Copa del Mundo, perdiendo dos finales (1990 y 2014) en el camino.

Para muchos, la mala suerte ha sido el factor de la escasez de títulos para los trasandinos en los últimos 25 años. Que esta maldición son solo cuentos. De hecho Bilardo llegó a declarar que él no estaba al tanto de ninguna promesa que se le haya realizado a la Virgen en aquella visita. Pero son los propios habitantes del pueblo que insisten que el equipo salió campeón gracias a ella, y que si no vuelven a cumplir su promesa, la maldición seguirá vigente por siempre.

Antes del Mundial de Rusia de este año, una marca de gaseosas organizó con fines publicitarios, la visita de algunos jugadores de aquel equipo del ´86 –Brown, Garré, Pumpido, Tapia, Enrique, Olarticochea, Batista y Giusti- a Tilcara para que fueran a ver a la Virgen,  cumplir con la promesa y romper la maldición. Viendo el desempeño que tuvo el equipo de Sampaoli en el torneo, nos damos cuenta que no fue suficiente. Van a tener que agarrar a todo ese plantel, y llevarlos de un ala al frente de la Virgen de Jujuy.

LA VIRGEN

 

TIERRA MALDITA

Hace pocas semanas atrás, la selección chilena derrotó a su símil de México en un partido amistoso, lo que le dio algo de oxígeno al proceso de Reinaldo Rueda al mando del equipo. El enfrentamiento se disputó en el estadio La Corregidora, ubicado en la ciudad de Querétaro. Entorno al recinto se ha creado una leyenda que incluye una maldición para los clubes que han jugado de local en él. Veamos su historia.

El estadio fue construido en 1985, con el objetivo de ser sede para el mundial que se disputaría en México al año siguiente. Los cuentos y relatos dicen que la obra se habría construido sobre un panteón -cementerio-, razón por la cual los equipos han tenido un pésimo desempeño durante años. Las almas de los muertos no pueden descansar en paz, por lo que no dejarán tranquilos a los que jueguen ahí.

El año 2007, el presidente de la segunda división del fútbol mexicano –Jesús Galindo Zárate– explico la teoría más aceptada de cómo se dio esta situación:

“En 1980, cuando los Atletas Campesinos ascendieron, su propietario exigió al gobernador Rafael Camacho Guzmán la construcción de un estadio, pues, de lo contrario, se llevaría la franquicia a otra ciudad. A pesar de la amenaza de Camacho, el gobernador se negó a iniciar la construcción, por lo que el equipo fue vendido. Pero en venganza, el gobernador decidió construir el estadio, y las malas lenguas dicen que los hizo sobre un panteón, y esa es la fuente del maleficio”

Pero toda leyenda o mito tiene que tener información en la cual basarse, y se puedan sostener. La maldición de La Corregidora tiene sus victimas de la cual jactarse:

  • Cobras de Querétaro jugaron de local aquí en las temporadas ’86 y ’87, año que descendió a segunda división. Después se mudó a la ciudad de Juárez, pero al poco tiempo, el club desapareció. Y sigue así hasta la actualidad.
  • Como el estadio quedó vacante, el club Atlante se mudó a Querétaro en el año 1989. Un año después también descendió  a segunda división, por lo que decidió volver al DF, lugar en donde juegan hasta el día de hoy.
  • El club Gallos Blancos de Querétaro perdió la categoría en 1994.
  • El TM Gallos Blancos jugó su partidos de local en La Corregidora en las temporada ’94 y ’95. En esta última descendió de división, y la institución desapareció.

Pero como hemos visto en los casos anteriores, toda maldición -por muy perversa que sea- tiene su fin. El 2016 el club de los Gallos Blancos de Querétaro, se tituló campeón del torneo apertura, primer equipo en lograrlo desde que se construyó La Corregidora hace 30 años atrás.

 

PET SEMATARY

Como dice la canción de Los Ramones, esta historia es digna de un libro de Stephen King.

Racing Club de Avellaneda es uno de los cinco equipos grandes que podemos encontrar en Argentina. En el siglo pasado fueron de las instituciones más laureadas al otro lado de la cordillera, obteniendo varios títulos locales. En 1966 alcanzaron su peak al ganar la Copa Libertadores, y tras cartón, le ganaron la Copa Intercontinental al Celtic de Escocia. Racing se convertía en el primer equipo argentino en titularse campeón mundial. Pero después, las cosas serían muy distintas para la Academia, con un rendimiento más que negativo que incluyó una sequía de títulos, e incluso un descenso de categoría en 1983. Esta mala racha hizo que hinchas y dirigentes buscaran una explicación para lo que estaban viviendo. Es ahí donde comienza a tomar vida una historia que al día de hoy ya se transformó en leyenda.

La respuesta a todos los males de Racing, fue encontrada en sus vecinos de barrio: el Club Independiente. El relato más popular cuenta que por aquellos años, el cuidador del estadio de la Academia, era en realidad hincha del Rojo. Y que una noche le permitió el ingreso a fanáticos de ese club, para que le hiciera brujería a su máximo rival, enterrando 7 gatos negros atrás de uno de los arcos. La historia agarró tanta fuerza durante décadas, que distintos entrenadores mandaron a cavar para dar con los restos de los gatos. Algunos al parecer no dieron con ellos, mientras que otros supuestamente encontraron los huesos de los mininos. Misas, ritos, y muchas otras cosas se hicieron para contramufar la maldición. Y en en el 2001 los hinchas de Racing pudieron al fin respirar tranquilos tras coronarse campeón del torneo apertura, y acabar con una sequía de 35 años.

 

 

ESPECIAL DE LA MUERTE I

ESPECIAL DE LA MUERTE II

ESPECIAL DE LA MUERTE III

SUERTE

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.