ESPECIAL DE LA MUERTE III

VAMOS CON LA TERCERA VERSIÓN DE ESTE ESPECIAL, QUE TRAE LAS MÁS MISTERIOSAS Y TERRORÍFICAS HISTORIAS QUE GIRAN EN TORNO AL DEPORTE.

PINCHA EN LOS SIGUIENTES LINKS PARA VER LAS PRIMERAS VERSIONES: ESPECIAL DE LA MUERTE I Y ESPECIAL DE LA MUERTE II

Comienzo diciendo que muchas imágenes y videos a continuación, pueden ser ser muy fuertes para ver.

MENTE FRÍA ANTE TODO

Slobodan Jankovic nació el 15 de diciembre 1963 en las cercanías de Belgrado. Su gran altura lo llevó a practicar desde pequeño el deporte rey en Europa del Este: el baloncesto.

Se formó en el Estrella Roja y defendió su camiseta por 11 temporadas convirtiéndose en referente del club. 2,01 metros de puro talento, destacó en Europa por su carácter luchador y guerrero, dejando todo en la cancha ya que en su cabeza sólo sabía hacer una cosa: ganar.

Tras más de una década jugando en uno de los clubes más emblemáticos de la ex Yugoslavia, donde lamentablemente los títulos siempre le fueron esquivos, Boban -apodo por el que era conocido- aceptó una millonaria oferta del Panionos griego. Aquí vendría la tragedia….

Jankovic estaba realizando una soberbia primera temporada en su nuevo equipo,anotando varios puntos por partido, por algo lo apodaron “El Bombardero”. Pero el 28 de abril de 1993 todo se iría al carajo.

Se jugaban las semifinales de la liga entre el Panionios y un club que conocemos por estos lados, el Panathinaikos. Era el cuarto partido de los playoffs, y restaban poco menos de 5 minutos para que finalizara un apretado partido. 50 -56 era derrotado el equipo de Boban. En un ataque de su equipo, nuestro protagonista recibe el balón, para luego saltar y encestar tras un contacto con un defensor. Rápidamente los árbitros cobran la falta personal en ataque, y anulan la canasta. Para peor, era la quinta falta de Jankovic, por lo que tenía que abandonar el partido. La rabia se apoderaría de su cuerpo y mente.

Desesperado por que lo que había sucedido, Slobodan le propinó un certero cabezazo al soporte del aro de baloncesto. La estructura no estaba lo suficientemente acolchado como él, y todos esperaban. El golpe fue brutal y seco debido a su descontrol. El jugador cayó inerte al suelo. Un compañero aparece rápido en escena para ayudarle, a lo que Boban sólo atinaba a decir “No siento las manos, no siento las piernas”. La imagen a continuación, cuando lo giran y se le puede ver con su cara llena de sangre y su extremidades inmóviles, es una de las más terribles e impactantes en el mundo del deporte. En el trayecto al hospital, el alero repetía varias veces la frase “Voy a morir”. Pero eso no ocurriría, por el contrario, iba a tener que vivir el infierno en vida tras ese estúpido golpe. El diagnóstico fue: fractura de la tercera vertebra cervical. Parapléjico para siempre y condenado a vivir en una silla de ruedas por el resto de lo que le quedaba de vida. Ese hambre por ganar siempre, el carácter luchador y esa alma de guerrero que lo llevo a ser reconocido y respetado por sus compañeros y por los fanáticos de este deporte, le terminó jugando una muy mala pasada a Slodoban Jankovic.

Se retiró su camiseta Nº8, y recibió varios homenajes en Atenas, donde se convirtió en ídolo. Pero al pasar los años, su situación fue cambiando y se torno más difícil. Lo dejó su señora, aparecieron los problemas económicos y estaba con sobrepeso. Pese a todo esto, hasta el día de su muerte -el 29 de junio de 2006- su orgullo se mantuvo en alto y no quería recibir limosnas de nadie, y cada cierto tiempo se lo recordaba a todos diciendo:

“SOY UN GUERRERO, NO UN MENDIGO”

 

FRÍA VENGANZA 

La historia a continuación quizás no es tan trágica o terrorífica como otras. Pero es digna de la maldad pura.

Las protagonistas son Nancy Kerrigan y Tonya Harding. Ambas estaban consideradas como las mejores exponentes del patinaje artístico sobre hielo de su época, y a finales de los años 80 y comienzos de los 90, tenían una gran rivalidad.

Esa rivalidad era netamente en la pista y todo estaba en orden. Hasta que llegó el año 1994.

Se disputaba el campeonato estadounidense de aquel año -en la ciudad de Detroit– que otorgaba dos plazas para participar en los Juegos Olímpicos de invierno que se disputaba ese mismo año. Ambas deportistas iban a participar. El 6 de enero, Kerrigan se dirigía a los vestuarios tras una mañana de entrenamiento, cuando apareció un hombre y la golpeó con una barra de metal en una de sus rodillas. El peor momento posible, a sólo pocas semanas de los JJOO. Todos se preguntaban ¿Qué pasó? ¿Fue un asalto común y corriente?, ¿pura coincidencia? La pobre Nancy se preguntaba ella misma ¿Por qué!? ¿Por qué!? ¿Por qué!? En poco tiempo conocería la respuesta.

Por suerte la lesión no fue de gravedad, pero no pudo participar de la competición, por ende, se quedaba sin ir a los juegos de invierno. Pero su situación conmovió a sus compañeras de profesión, y decidieron, junto al Comité olímpico norteamericano, darle una de las dos plaza disponibles. El otro cupo fue para Tonya Harding que logró el primer lugar.

El suceso fue investigado por las autoridades correspondientes, y se logró dar con el autor de los hechos. Shane Stant recibió un pago de $6.500 dolares para infringirle la lesión a Nancy Kerrigan. ¿Pero quién le había pagado? Los autores intelectuales de este acto fueron Jeff Gillooly y Shawn Eckhardt. Marido y guardaespaldas respectivamente de Tonya Harding en aquellos años. Entonces no fue obra del destino ni la mala suerte, todo fue predeterminado para que Nancy no participara en la cita olímpica.

Si ya la noticia había conmocionado al pueblo estadounidense, esto nuevos antecedentes elevaron su atención y copó las portadas de las revistas más importantes del país. Y la pregunta que todos se hacían, era la misma: ¿Sabía Tonya Harding sobre este plan para dejar fuera de carrera a su archirival? La patinadora negó cualquier conocimiento sobre el hecho y sólo atinó a decir que se enteró después de que ocurriera. Pero su imagen ya estaba dañada, la mayoría de la población creía que sí tuvo que ver en la planificación.

0a8b8ae3a062ac0a33526c8238210159 bfaa17d304cdfd144de478ff839af554

Toda esta atención se vio reflejada en las expectativas que se generó sólo 7 semanas después del ataque, en los Juegos Olímpicos de invierno de Lillehammer, Noruega, donde se podría ver a las dos deportistas frente a frente. Sí, Nancy Kerrigan logró recuperarse a contrarreloj y llegar en buenas condiciones al evento. Todas las cámaras seguían a las patinadoras en todo momento, especialmente en los entrenamientos en donde se encontraban muy cerca una de otra. Llegó el momento de participar y la víctima realizó una de sus mejores actuaciones sobre el hielo, lo que la llevaron a ganar la medalla de plata. Muchos odiaron los resultados ya que pedían la de oro. Pero a ella no le importaba, estaba feliz. Tonya Harding sólo había logrado el octavo lugar.

De vuelta en EEUU, Nancy Kerrigan anunció su retiro profesional. Mientras que los culpables del ataque en su contra fueron a prisión. Tonya Harding se declaró culpable de obstrucción a la justicia por no denunciar a los culpables apenas le contaron lo que habían hecho. Pero sólo fue multada y tuvo que hacer trabajos comunitarios.  Pero la federación de patinaje la sancionó de por vida y nunca más pudo participar de un evento deportivo, menos de unos JJOO. De ahí en adelante, su vida fue bastante controversial. Fue protagonista de un video porno, fue arrestada por agredir a una persona, simuló un secuestro e, incluso, tuvo una breve carrera como boxeadora.

Hasta el día de hoy, aparecen documentales sobre esta historia y el misterio de que si en verdad Harding fue parte del plan aún no se resuelve. Hasta Los Simpsons hicieron una parodia de este hecho.

¿TRUCO O….MUERTE?

Un relato sobre un asesinato siempre tiene que estar en un ranking de este tipo. Incluso si es tan trágico pero al mismo tiempo tan absurdo como el de a continuación

Roma, finales de la década de los 70. La ciudad es muy distinta a la conocemos en la actualidad. La delincuencia era cosa del día a día y sus habitantes vivían en constante alerta. Asaltos, tiroteos, secuestros, asesinatos, manifestaciones…al fin y al cabo, exceso de violencia en todos los rincones de la ciudad. En ese ambiente transcurre esta historia.

La capital italiana se divide en dos por el amor a los clubes de futbol que ahí juegan. La Roma y la Lazio. Nosotros nos centraremos en el último mencionado. En la temporada 1973-74 el cuadro celeste había ganado el Scudetto -el primero de los sólo dos que posee- con gran autoridad a base de un gran equipo que conformaron. Su gran juego causaba terror entre sus adversarios. Lo curioso es que entre los compañeros del equipo, se podía sentir ese mismo sentimiento. Es conocido que la Lazio es un club que se creó bajo un régimen militar de extrema derecha. Hasta el día de hoy, hay facciones de la barra que se siguen aún ese movimiento. Es por eso que los jugadores de aquella época solían ir armados a los entrenamientos. Incluso entre los miembros de la plantilla, habían dos grupos que se miraban de reojo cuando estaban en privado. Es por eso que iban armados hasta los dientes, por si sucedía un “golpe de estado” en el camarín.  De Locos. Entre este grupo de jugadores -que parecían más militares- se encuentra nuestro protagonista.

Luciano Re Cecconi era un centrocampista de gran capacidad física. Con su espíritu de lucha se ganó el respeto del mundo de fútbol y era considerado uno de los mejores jugadores en su puesto en Italia, ademas de ser uno de los más queridos por la hinchada lazista. Era clave en el gran rendimiento del equipo. Por su característica cabellera de color blondo, fue bautizado como el “Ángel Rubio”.

Una fría noche de enero de 1977, Luciano compartía con dos amigos. Su compañero de equipo Pietro Ghedin y el perfumista Giorgio Fraticcioli, amigo en común. Este último les pide que los acompañen a la joyería de su amigo Bruno Tabocchini, para realizar unas compras. La versión oficial -más adelante explicaré esto- cuenta que cuando los tres llegaron a la tienda, Re Ceccioni se sube las solapas de su abrigo e introduce su mano en el bolsillo, y a modo de broma dice “Fermi Tutti. Questa è una rapina” (Quietos todos. Esto es un asalto!). Las joyerías era frecuentemente robadas y asaltadas en la ciudad, por lo que habían decidido defenderse ellos mismos. Tabocchini no era la excepción. Al momento de escuchar estas palabras, estaba de espaldas a la puerta por lo que nunca vio a su amigo y sus compañeros. Giró rápidamente, desenfundando una pistola Walther 7.65, efectuó un disparo que encontró como objetivo el pecho de Re Cecconi. Una hora después encontraba la muerte este excelente futbolista, y sus últimas palabras fueron:

ERA UNA BROMA

El culpable de esta tragedia, el sorprendido joyero, fue absuelto por el juez 18 días después, debido que para los ojos de la ley, actuó en “defensa propia”. Hasta el día de hoy, para algunos esta versión oficial dejó cabos sueltos. Los relatos de Pietro GhedinGiorgio Fraticcioli en el juicio no fueron muy convincentes. Y para los conocidos y familiares de Re Cecconi, algo más sucedió en esa trágica y oscura noche romana.

Su funeral fue multitudinario, y hasta estos días los fanáticos de la Lazio recuerdan con gran cariño y admiración al Ángel Rubio.

luciano-re-cecconi-bandera

Ya saben entonces. A pensarla dos veces antes de gastar una broma en Halloween.

RENACER DESDE EL HIELO

En las películas de terror, el corte en la garganta de parte del asesino a su víctima es una muerte clásica. Miles de veces se ha repetido a lo largo de la historia cinematográfica. Una vez también casi sucede en una evento deportivo.

Nuevamente los patines en hielo son el responsable de esta trágica historia. Pero no exactamente en el patinaje, sino que en el hockey. El 1 de mayo de 1961, nacía en Canadá, Clint Malarchuk, futuro arquero de esta disciplina. En la década de los 80 participó de la liga más importante de Norteamérica, la NHL. Sus números y estadísticas lo catalogaban como un portero promedio, sin destacar sobre la media. Pero es uno de los jugadores mas conocidos y recordados de la liga, debido a lo sucedido la noche del 22 de marzo de 1989.

En esos momentos defendía la camiseta de los Buffalo Sabres, que recibían a los St. Louis Blues. En una jugada, delantero y defensa peleaban un disco cuando impactaron a Clint junto a su portería. En el choque, uno de los patines le corto la garganta a nuestro protagonista. A continuación, los jugadores, árbitros, relatores, el público presente y los televidentes que seguían el partido desde sus casas, vieron una escena salida de una película gore. Clint Malarchuk se encontraba de rodillas en el suelo, con una de sus manos en su garganta y una mancha de sangre en el hielo que brotaba a chorros de su cuerpo. Una imagen brutal que dejó a varias personas desmayadas, e incluso hubo dos ataques al corazón entre el público. Tres jugadores vomitaron ahí mismo en el hielo, y la televisión rápidamente se fue a comerciales tras darse cuenta de la gravedad del asunto.

El corte fue en la arteria carótida y todo indicaba tras la gran cantidad de sangre que perdía, que iba a morir. Él mismo Clint pensaba eso, y por eso abandonó rápidamente -e increíblemente caminando el mismo- la cancha. ¿La razón de esta medida que tomó? Su madre estaba viendo el partido por TV, y no quería que lo viera morir. Estremecedor.

Pero esta historia tiene final feliz.

Malarchuk logró llegar al vestuario gracias a la ayuda de uno de los ayudantes del cuerpo técnico: Jim Pizzutelli, que participó en la Guerra de Vietnam como médico del ejército. Rápidamente le introdujo la mano a la garganta y, sin soltarlo en ningún momento, logró controlar la hemorragia hasta que llegaron los doctores al vestuario. Clint Malarchuk perdió 1.5 litros de sangre y le tuvieron que hacer 300 puntos para saturar la herida…… Pero al fin y al cabo sobrevivió.

La imagen es fuerte. Lo advierto.

MUERTE SOLITARIA

El buceo deportivo está integrado dentro de los deportes extremos. Y con buena razón. A nivel amateur se practica cerca de las costas y en lugares accesibles para todos. Pero hay algunos que van siempre más allá, en búsqueda de los lugares más increíbles y recónditos del mundo, en donde el ser humano tiene que luchar para llegar. En Egipto hay un lugar así.

En la localidad de Dahab, se encuentra un Blue Hole -agujero azul- que es el más espectacular del mundo y el que todos los amantes de esta disciplina quieren ir. Pero también es el que más vidas ha cobrado. Oficialmente se dice que son alrededor de 40 los fallecidos, pero popularmente se cree que pueden llegar hasta los 100. Y en muchos casos, los cuerpos no son encontrados, o son muy difíciles de rescatar. Algo muy parecido a lo que sucede en el Everest. En el siguiente link se pueden enterar sobre aquello: EVEREST: LA GLORIA O LA MUERTE 

De manera simple, este Agujero Azul está conectado con el mar abierto por un arco de unos 30 mts de longitud, a una profundidad de 52 mts. Los buzos deben descender a una profundidad de 60 mts, para luego realizar el ascenso al superficie a través del camino indicado. El problema esta que al llegar a los 50 mts, hay muchas posibilidades de sufrir narcosis por nitrógeno, que produce desorientación. Esto hace que muchos crean que están subiendo a la superficie, pero lo que en realidad están haciendo, es bajar a profundidades extremas, de donde probablemente nunca más volverán.

En el año 2000, el buzo ruso Yuri Lipski descendió por el Blue Hole con una cámara en su cabeza. Nunca más volvió a la superficie. Su familia le solicitó el rescate de su cuerpo a otros buzos profesionales, y cuando dieron con él, también lo hicieron con la cámara que estaba en perfectas condiciones. Lipski había grabado todo el camino hasta su propia muerte a la escalofriante profundidad de 91 mts.

El vídeo completo se encuentra en youtube, pero yo les dejo uno que está editado y que contiene comentarios de expertos y otros grupos. Creo que uno es la familia, no sé. Aquí podemos entender que probablemente la narcosis por nitrógeno, lo hizo alucinar, confundirse, y perder la cabeza, hasta no saber donde estaba y morir.

SUERTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.