ESPECIAL DE LA MUERTE II

LA SEGUNDA VERSION DEL ESPECIAL DE LA MUERTE  QUE TIENE MÁS HISTORIAS DE TERROR EN LOS DEPORTES.

QUILMES WITCH PROJECT

En el año 1994, el club Quilmes tenía prácticamente todo listo para subir a la máxima categoría del fútbol argentino después de un par de años en la B. La alta directiva del equipo no quería arriesgarse a sufrir una tragedia y no lograr el ascenso. Por lo que viajaron a la localidad de Chascomús en busca de una prestigiosa bruja que ahí habitaba. Dora era su nombre. Sellaron el trato por unos 4.000 pesos argentinos -unos $280.000 pesos chilenos actuales- que serían entregados, el 50% en ese momento, y el restante después de que se cumpliera el ascenso. Cuando los directivos se iban ese día, la bruja les tiro un dato gratis: “uno de los equipos que podría quitarles el ascenso iba a perder en la fecha siguiente. Bueno, eso sucedió. El club cervecero sólo debía ganar a Deportivo Morón para lograr llegar a primera división. Cuando se disputaba ese trascendental partido, la hechicera apareció en pleno estadio para cobrar el resto de su recompensa. En ese instante, Quilmes ganaba por 2 a 1 y lograba el objetivo. Los directivos se negaron ya que aún quedaba partido por disputar. Gran error. Obviamente la bruja se fue enfadada del recinto y minutos después se largó a llover con furia, y el partido fue suspendido por largo tiempo. Cuando se reanudó el match, le dieron vuelta el partido a Quilmes y terminó derrotado 3×2. El objetivo no se cumplía. Tres chances más tuvieron para ascender a la serie de honor. No lo consiguieron en ninguna. Muy arrepentidos, los directivos viajaron en busca de Dora para solucionar esta tragedia. Pero adivinen, la bruja había muerto. Intentaron varias cosas, como llevarle un ramo de flores a su tumba, pero el cuerpo no estaba enterrado en su pueblo. Pasaron varios años, y el club trasandino seguía sin poder subir de división. Hasta que un hincha, esos de verdad, en el año 2002 se dio la tarea de buscar la verdadera tumba de la bruja, y prometió que si tenía una hija, la iba a llamar Dora para romper el maleficio. En el año 2003 Quilmes logra al fin el tan esperado ascenso a primera.

INFIERNO EN LA ISLA

El 11 de mayo de 1985 se desató el infierno en la tierra. Específicamente en el Estadio Valley Parade en Bradford, Inglaterra. Ese día, se disputaba el partido entre el local, Bradford City y el Lincoln City. Un poco antes de que terminara la primera etapa, el árbitro, avisado por el guardalíneas, suspendió el partido ya que se comenzaba a divisar fuego en una de las tribunas. El estadio en cuestión, fue construido en 1908, por lo que la materia prima de su infraestructura es la madera. Un cigarro o fósforo arrojado bajo los asientos, en donde la basura llevaba mucho tiempo acumulada, fue lo que originó todo. En sólo 4 minutos las llamas consumieron la tribuna. La gente comenzó a saltar a la cancha para poder salvarse, pero los espectadores que trataron de salir por los accesos, quedaron atrapados ya que las puertas estaban cerradas, como muchas veces pasa en casos asi. 56 personas se quemaron vivas. En el vídeo se pueden ver personas saliendo apenas del lugar de los hechos, ayudados por la policía u otras personas. Un hincha sale caminando envuelto en llamas de una manera muy tranquila, mientras tratan de apagarlo con chaquetas. Todas estas imágenes terribles, vienen acompañadas con los cantos de los hooligans de fondo, que siempre se las arreglan para estar alegres. Simplemente “Burning Hell” como dice el comentarista de la TV.

 

EL ÁNGEL DE LA MUERTE

Abdulrahman Al-Shoaib. Sí, es un nombre, es un jugador de fútbol del equipo Hajer de Arabia Saudita. Una noche estaban enfrentando al Al-Raed, cuando sufrió un golpe por parte de un rival a la altura de la cabeza. Lo que sucede después es digno de Poltergeist o El Exorcista. Vueltas de carnero, caminar hacia atrás y contorsiones como si el mismo diablo se hubiera apoderado de su cuerpo!!! Al-Shoaib estaba poseído. Claramente no fue  así, y esa misma noche el jugador se fue a su casa y días después ya estaba jugando. Pero para varios el “angel de la muerte” estuvo presente en ese partido.

 

¿COINCIDENCIA O BRUJERÍA?

Corría el año 1998 y en la República del Congo se jugaba un partido entre el Bena Thsadi y el Basangana. No suena extraño decir que en África el Voodoo, la hechicería y la magia es algo que sea realiza hace mucho tiempo y es parte de su cultura, incluso hoy en día. El partido transitaba su curso normal, cuando en una de esas, un rayo cae en plena cancha. El clima ese día era de tormenta, pero es algo normal en esa localidad jugar en ese estado, por eso todo estaba dentro de lo posible. Lo extraño fue el desenlace de la historia. Del total de las 25 pesonas que estaba en la cancha en ese momento -los 22 jugadores y los tres árbitros- murieron 11 personas. Todos los del equipo local! Los jugadores del equipo visitante esa tarde -el Basangana- salieron ilesos y caminando de la cancha. La gente lógica menciona que la respuesta obvia, es que los jugadores del Ben Thsadi ocuparon estoperoles  de metal ese día, mientras los demás utilizaron de goma. Pero para el resto, incluso científicos, no hubo una respuesta concreta. ¿Miedo?

 

FLESH & BONE

Siempre en esta lista hay que tener alguna lesión. No son de mi agrado pero tiene que haber alguna. Bueno, ahora les tengo la que para muchos es la peor lesión en la historia del fútbol. Ewald Lienen era un centro campista alemán que comenzó su carrera en 1971. 10 años después, cuando ya era un jugador experimentado, y defendía los colores del Arminia Bielefeld, enfrentaron en un partido al conocido Werder Bremen. Corría el minuto 20, el defensor del Bremen, Norbert Siegmann, como buen central tronco alemán de toda la vida, realizó una entrada con los zapatos hacia adelante a las piernas de nuestro protagonista. Inmediatamente Lienen comienza a girar sobre el piso y a tocarse la cabeza.  Cuando se vuelve a sentar en el césped, se puede observar por qué tanto alboroto por parte del afectado. La pierna se le abrió por completo más arriba de la rodilla. Carne y hueso están a la luz de todo el mundo. La pinta de rockero con esa chasca y bigotes que tenía Ewald por aquella época, no es por look no más. Viendo lo grave de la situación, uno se quedaría en el suelo en estado de shock, esperando la asistencia médica. Pero no, en esos tiempos era sin llorar. Lienen comienza a caminar hacia el DT rival para enfrentarlo ya que lo consideraba el responsable por incentivar a sus jugadores a entrar duro. La gente que lo rodea se toma la cabeza y mira para otro lado, pero él sigue de pie todo el rato. Cuatro semanas después ya estaba jugando. Crack.

 

¿ESTADIO SEGURO?

Este caso sucedió en nuestro país, y es recordado por todos los futboleros. Diciembre del año 2000, y en la galería del estadio Monumental se vivió uno de los momentos de violencia más terrible que los estadios chilenos hayan vivido. En una lucha por el poder de miembros de la Garra Blanca, Sandor Voisin, más conocido como el Barti, acuchilló a Manuel Saavedra, alias El Huinca, bajo la atenta mirada de todo el estadio y las cámaras de TV que captaron el preciso momento del acto. La imagen del Barti con la cara ensangrentada con cuchillo en mano, es digno de una guerra o de una cárcel, no de un estadio.

PELEA ENTRE HINCHAS DE LA GARRA BLANCA EN EL PARTIDO ENTRE COLO COLO Y OHIGGINS.FOTO DE JORGE SANCHEZ. 03/12/2000.EN LA FOTO EL "BARTI" ACUCHILLA AL "HUINCA".

 

SIN MIEDO A LA MUERTE

Gilles Villeneuve es considerado como uno de los mejores pilotos que haya tenido la Fórmula 1. Lo curioso es que la carrera del canadiense en números no llama la atención. Solo 6 victorias y 13 podios. Nunca fue campeón. Su manera valiente para conducir, sin temor a la muerte, lo transformaron en uno de los favoritos del público. Y para los tiffosis de Ferrari, donde realizó la mayor parte de su carrera, era un héroe. En el GP de San Marino de 1982, Gilles terminó muy enojado con su compañero de equipo, Pironi, ya que le robó la victoria en el último segundo de la carrera, siendo que tenía ordenes desde los boxes de no hacerlo. En el Gran Premio siguiente en el circuito de Zolder, Bélgica, Villeneuve se vería perjudicado por ese enojo. En la tanda de clasificación, no le salían los tiempo y estaba atrás de su compañero de equipo. Estaba claro que lo quería superar y eso lo tenía rabioso. Después de una entrada a pits para cambiar neumáticos, salió a toda velocidad para encontrar el mejor tiempo. Después de una curva, el canadiense impactó el auto de otro piloto que iba mucho mas lento, su Ferrari voló a mas de 200 Kms/hora y en una de las imágenes más impactantes de la historia de la F1, se ve como el piloto sale disparado en una de las tantas vueltas que el monoplaza da en el aire. El cuerpo queda tirado al lado de la reja de protección, sin casco y sin movimiento. Como sucedió con Niki Lauda en Alemania, los mismos compañeros de profesion se detuvieron para intentar ayudar. El medico llegó rápidamente, pero Gilles Villeneuve tenía el cuello quebrado y murió horas mas tarde en el hospital.

SUERTE

Un comentario en “ESPECIAL DE LA MUERTE II”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *